Experimento Telepático II

Experimento telepático 2Sabemos que la mente posee la facultad y el poder de crear; puede modificar a su antojo las imágenes internas empleando la imaginación y ese mismo poder creador es capaz de efectuar materializaciones en el plano concreto, si realizamos correctamente las visualizaciones.

Cuando era niña mi papá, a modo de juego, me inició en esto de la telepatía, me traía regalitos, pero la condición era que le adivinara o dijera qué era lo que me había traído, así que él me enviaba la imagen del objeto y yo tenía que describirlo.

Probemos ahora transmitir nuestros pensamientos a otra persona. Es necesario aprovechar todos esos momentos en que estamos quietos y pasivos, escoger el pensamiento o mensaje deseado a transmitir. El paso a seguir es adueñarse por entero y con lujo de detalles de esta idea elegida y visualizar a la persona a la que se le quiere comunicar telepáticamente, tal y como la verías frente a frente, especialmente mirándola a su entrecejo o “Tercer Ojo”, decirle mentalmente lo que se desea y repetir a nosotros mismos el mensaje tres veces en conexión con la visualización de la persona que lo va a recibir. Hecho esto, deja de considerar más la idea, levántate de la posición pasiva en que te encontrabas, y a OLVIDAR COMPLETAMENTE EL ASUNTO.

Inmediatamente debemos continuar con nuestras cosas cotidianas y no pensar más en el tema, teniendo la convicción que el mensaje va a ser transmitido eficazmente. Y si queremos estar más seguros que realmente llegará, se puede repetir el proceso unas dos horas más tarde.

Sería una buena idea mirar la hora por la primera vez que se visualice a la persona y volver a chequear cuando te levantes de tu proceso de visualizar y hayas liberado el mensaje. Después trata de informarte en qué momento llegó el pensamiento hasta la otra persona, verás que el pensamiento le arribó momentos después de haberlo pasado a los mecanismos internos y elevados de la conciencia.

Espero que el post haya sido de interés y pongas en práctica esta alternativa manera de comunicación. A mí me ha surtido efecto muchísimas veces e incluso para “decir” cosas que me costaban decirlas cara a cara a la otra persona. Prueba tú también.

Anuncios

Experimento Telepático I

Experimento telepáticoYa que hemos tocado el tema de la telepatía, qué te parece si vamos a la práctica…

 

Prueba a realizar el siguiente sencillo experimento que seguramente ya lo habrás hecho con excelentes resultados y ni siquiera sabías que eso también es transmisión del pensamiento: la próxima vez que estés sentado en un cuarto con otra persona que esté distraída leyendo un libro o viendo las paredes, comienza a concentrar tu pensamiento en ella, sin que note que la estás mirando fijamente focaliza toda tu atención, borra de tu mente cualquier otro pensamiento y piensa únicamente que esta persona levantará la vista y volteará a verte.

 

Si lo hiciste bien la persona dirigirá su vista y atención hacia ti, dejando a un lado lo que antes le había interesado. Cuando era adolescente, a mí me daba resultados satisfactorios con los chicos. Igualmente, si la persona está de espaldas puedes ver la parte que está entre el cuello y la parte baja de la nuca y enviarle la orden de “voltéate”, intensamente, luego descansas un segundo bajando la mirada y cuando vuelvas a ver su nuca, la persona automáticamente volteará, no falla. Haz el intento.

¿Somos todos telepáticos?

Somos todos telepáticosApuesto a que tú has tenido alguna experiencia de “adivinación”, no me sorprendería, pues es sabido que todos tenemos ese don en mayor o menor grado. Por ejemplo, un buen día pensamos en telefonearle a una amiga de la que no tenemos ni idea qué sería de ella y ¡zas! de pronto ella se comunica con nosotros o te preocupa un ser querido especial para después enterarte que ha pasado por alguna aflicción. Ante innumerables casos como estos y lo más importante, documentados, la ciencia se preocupó hace ya varios años, específicamente en 1882 por abarcar el estudio de la Parapsicología.

Fue en Inglaterra donde se fundó la Sociedad de Investigaciones Psíquicas. En 1920 se llevaron a cabo grandes avances en este campo, gracias a la colaboración de los profesores holandeses Heymans y Brugmans. Ellos aprovecharon las dotes telepáticas del estudiante Van Dam. Pero quienes más se abocaron a la investigación de este tema fueron el profesor Joseph Rhine y su esposa Louisa, ambos de la Universidad de Duke, Estados Unidos. Ellos reclutaron estudiantes comunes y corrientes para sus resultados estadísticos, para ello utilizaron las famosas barajas de Zener (por su inventor el doctor Karl Zener, uno de los primeros colaboradores de Rhine), sí, exacto, aquellas que contienen figuras de un círculo, un cuadrado, tres líneas ondulantes, una estrella y una cruz.

Joseph y Louisa querían comprobar si la “adivinación” de los estudiantes no se producía simplemente por pura coincidencia, entonces fue que recurrieron a la Estadística, al cálculo de las probabilidades. Cuando acertaban mayor de cinco, se podía hablar de percepción extrasensorial.

En 1959 utilizando el mismo método de los profesores de Duke, se realizaron experimentos a larga distancia, bajo el auspicio del gobierno de Estados unidos con autoridades militares. Un ex alumno de la Universidad de Duke viajó en el submarino atómico Nautilus y envió mensajes telepáticos a otro sujeto en tierra, a millares de kilómetros de distancia, desde las profundidades del océano y es que paralelamente no existen fronteras de espacio y tiempo.

Tal fue el interés por este asunto que se dice que durante la “Guerra Fría” las grandes potencias recurrieron al “espionaje telepático”, como lo fue en el caso de los cohetes rusos en Cuba, en 1962. Un amigo me contó que actualmente existen Guardianes Astrales protegiendo los archivos secretos guardados en la Casa Blanca y en otras altas entidades estatales del gobierno estadounidense, no sé si en otros países también será igual. Pero la telepatía no sólo sirve como un arma de guerra para casos extremos, sino quién sabe como un paliativo a la soledad, es tierno saber que se puede contar con este recurso para enviar mensajitos románticos y cariñosos a la persona que uno ama.

Una experiencia personal fue cuando al escéptico en ese entonces (etapa pre “El Secreto”) del chico que me quitaba el sueño comencé a enviarle mensajes de que me llamara apenas despertara y ¡dio resultado! Fue increíble y me sentí en las nubes todo ese día. ¿Cómo lo hice? Pues bien, tal como me lo enseñó mi papá que fue un Rosacruz: la hora era fácil, pues el ruido de la ciudad era apenas imperceptible: dos de la madrugada, en camita y relajada; comencé a imaginarme que lo tenía en frente y que miraba su entrecejo y le repetía mentalmente, “Fulanito, llámame, por favor, (la cortesía nunca está demás) apenas te despiertes” así, varias veces y le daba mi número telefónico y también imaginaba los números al revés, como para que él los leyera en luces grandes y después me olvidé del tema y me dormí. A eso de las 7 de la mañana timbró el teléfono y cuando contesto era él diciéndome que no sabía por qué había tenido la imperiosa necesidad de llamarme, que ni siquiera había visto su directorio porque mi número lo recordaba perfectamente. A lo mejor él y yo tuvimos alguna reencarnación juntos en la antigua Caldea, pues en ese entonces ellos propugnaban que el mejor contacto telepático se realizaba entre personas con fuertes lazos afectivos.

Así como este ejemplo, en realidad todos alguna vez hemos vivido una experiencia telepática o cualquier otra manifestación extrasensorial, sin embargo, son escasas las teorías para explicarlas. Algunos sostienen que se trata de “ondas electromagnéticas” del cerebro, tal como las que emanan las ondas de radio, aunque sin las perturbaciones de éstas por la curvatura terrestre o la distancia. Para Whately Carington, el pensamiento no es algo abstracto, sino más bien un producto físico de la materia cerebral. Este investigador norteamericano sostiene que los elementos de la formación de las ideas son una especie de partículas a las que llama “psicones”. Estos “psicones” pueden entrar en contacto con los de otra y así experimentar la telepatía. Se dice también que los animales poseen la facultad telepática y de ahí capten con tanta precisión los estados de ánimo de sus dueños. Incluso las plantas también obtendrían esa capacidad telepática al responder al cuidado o abandono del que son objeto ya sea reverdeciendo o marchitando sin razón aparente, por mucho abono y riego que se les provea. En fin, el tema es apasionante, supongo que al ser todos parte de una Fuente común nos interconectamos por una suerte de alambres energéticos invisibles por su alta frecuencia vibratoria.

Lo que me alegra ahora es que todo aquello que en décadas pasadas era algo “misterioso”, “oculto” e incluso hasta “satánico” ahora se observe bajo el cariz de la justificación lógica y de la investigación científica.

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.

Una pequeña e incompleta lista de Poderes o Siddhis

Poderes o SiddhisCada comienzo de año por lo general realizamos una lista de propósitos que se deseamos alcanzar. Bien, sé que lo que pido no lo voy a llevar a cabo ni en un año ni siquiera en una vida entera, pero ¡vamos! en este camino de la Ascensión mientras más se avanza espiritualmente, se van adquiriendo conocimientos que aplicados son capaces de obrar milagros a los ojos de los profanos.

Aunque… ¡hey! la idea es emplear estos poderes para el bien de todos y en armonía con todo el mundo. La archiconocida frase del tío Ben Parker al Hombre Araña “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad” se aplica muy bien acá, pues llegado a un nivel de avance espiritual se presenta la tentación de usarlos de manera egoísta, lo que causa la perdición del estudiante en el sendero.

Además, estos poderes no se buscan ni se piden, ellos llegan solos y acompañan a los practicantes espirituales cuando han elevado y perfeccionado conscientemente sus vehículos más densos (cuerpo, mente y alma).

Según explica el Dr. Pillai estos son los poderes.

Oído psíquico1. Clariaudiencia (o habilidad para escuchar la energía, como el sonido de los chakras).
2. Clarividencia (o habilidad para visualizar la energía).
3. Perfecto conocimiento del Sistema Solar.
4. Telekinesis/psicokinesis.
5. Visión remota.
6. Conexión con los registros akáshicos (conocimiento del pasado, presente y futuro).
7. Habilidades manifiestas de lo que se aprendió en todas las vidas previas.
8. Comunicación con espíritus.
9. Maestría para controlar los elementos (tierra, agua, viento y fuego).
10. Habilidad especial para manipular metal con las manos.
11. Maestría para doblar la luz (este sí que me resulta realmente asombroso).
12. Maestría para tomar control de la naturaleza.
13. Maestría para controlar la Quinta Fuerza o Elemento.
14. Control Maestro del Ego (nunca sentir dolor, hambre, lujuria, etc.).
15. Viaje Astral consciente y bilocación.
16. Teleportación.
conexión cósmica17. Posibilidad de viajar en el tiempo.
18. Levitación.
19. Conexión total con el Universo y todo alrededor de nosotros.
20. Conexión con el mismo centro líquido y flameante de la Tierra.
21. Maestría en manifestar formas físicas de la materia.
22. Asombrosa habilidad para desencarnar a voluntad, control sobre la muerte.
23. Visualizar los juegos de Dios en el Nirvana.
24. Invisibilidad.
25. Visualización de los reinos invisibles.
26. Tener control total sobre los sentidos.
27. Capacidad de atravesar los muros y objetos físicos.
28. Capacidad de sentir gozo, vivir completamente en estado de éxtasis beatífico.

Se les ha denominado “siddhis” en la antigua India porque corresponde al nombre de una diosa, de un arquetipo de polaridad femenina que personifica fortuna, éxito, logro personal y perfección espiritual, que en suma, es lo que condensa un poder de índole espiritual…

Todos estos poderes, según las enseñanzas del Yoga, se han catalogado en Ocho Siddhis (Poderes) mayores y Siddhis menores.

Siddhis Mayores

1. Poder de volverse tan pequeño como un átomo o como se desee.
2. Poder de volverse tan grande como una montaña y más pesado que un saco de plomo.
3. Poder de hacerse tan liviano como una pluma o como un pedazo de algodón. Cuentan que este siddhi puede hacer que un yogui pueda volar por el cielo.
4. Poder de cumplir y manifestar todo lo que se pide en el momento. Con este gran poder se puede tocar las estrellas, obtener clarividencia, clariaudiencia, telepatía, lectura de pensamiento, comprensión de lenguajes de aves y animales, sanación.
invisibilidad5. Poder de invisibilidad, entrar en el cuerpo de otros, eterna juventud, permanecer debajo del agua el tiempo que se desee.
6. Poder de dominar la materia, los elementos físicos. Esto incluye ejercer dominio sobre la mentes de personas sin autodominio (como la gran mayoría) e influir sobre ellas.
7. Poder divino, capacidad de crear y destruir, poder devolver la vida a los fallecidos.
8. Poder de tomar la forma que se desee.

Siddhis Menores

1. Poder de librarse del hambre y de la sed.
2. Poder de librarse del frío y del calor (como decretan los metafísicos: “Yo Soy el perfecto equilibrio térmico”).
3. Poder de autocontrol en las emociones y pasiones.
4. Poder tener clarividencia y clariaudiencia.
siddhis menores5. Poder y dominio de la mente.
6. Poder de asumir cualquier forma que se desee.
7. Poder morir a voluntad.
8. Poder animar un cuerpo muerto.
9. Poder de dominar la no dualidad.
10. Poder conocer pasado, presente y futuro
11. Poder de predicción.
12. Poder de convertir los metales en oro.
13. Poder quemar karma negativo en varios cuerpos.
14. Poder conocer todas sus vidas anteriores.
15. Poder localizar objetos perdidos y encontrar tesoros ocultos.

Y a ti, ¿cuál de todos estos poderes te gustaría poner en práctica?

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.