¿Qué onda?

“Tú no puedes controlar estas ondas universales de energía. Deja que los sentimientos se fundan todos en ti. Hazte parte de ellos. Permítete a ti mismo latir con las vibraciones de tu alrededor. Relájate. No luches”.
(Del Libro Tibetano de los Muertos)

ondas cósmicasNuevamente, este post se lo dedico a todos aquellos que están maravillosamente influenciados por el Quinto Rayo (el de la Ciencia), aquellos buscadores de la verdad en su aspecto más concreto y que han traído múltiples beneficios a la Humanidad.

Sigamos pues, con el fascinante tema de las vibraciones. Con respecto al ser humano, se indica que muchas formas de enfermedad o confusión mental son causadas o aceleradas por las radiaciones. Esto me recuerda que el Dr. Pérez-Albela dice que debajo de Palacio de Gobierno peruano corren estas radiaciones y ya sabemos cómo han terminado mucho de sus inquilinos…

❝La Tierra, en su travesía por el espacio, prácticamente recibe energía de toda clase de frecuencias de onda y que varias o posiblemente todas, tienen alguna relación con la vida❞, explicaba el profesor Ellsworth, de la Universidad de Yale allá por 1945.

varillaUno de los aspectos más curiosos respecto a este tema de las radiaciones la constituye el tema de las “varillas mágicas”, en su relación con la búsqueda de agua (al estilo Moisés) y las radiaciones cerebrales. La “varilla mágica” no es otra cosa que una rama bifurcada cortada de un árbol vivo y llevada en la mano por el individuo que busca agua, minerales o petróleo y aunque parezca extraño, se encontró que era totalmente científica y digna de confianza. Se explica que cuando las ondas de frecuencia de todas las células individuales están de acuerdo con las ondas de frecuencia de los rayos de la tierra, funciona la varilla; cuando no lo están, no hay reacción, es decir si estás o no alineado con la Madre Tierra.

En algunos casos la persona que sí tenía éxito en usar la varilla era afectada adversamente si la tocaba otra cuyas vibraciones o aura no estaban en armonía con la suya. La rama no operaba entonces y todo el efecto se perturbaba. Sin embargo, si otra persona cuyas vibraciones eran armoniosas le tocaba, daba por resultado que el movimiento de la rama fuera más fuerte. Se descubrió también que si la corriente de agua en la tierra estaba cerca de la superficie, el efecto magnético era débil, mientras que si esa corriente o canal era profundo se convertía en un fuerte y excelente conductor.

De este modo, además de la confirmación que estas investigaciones otorgaron credibilidad a práctica tan antigua de esta búsqueda de agua, hubo la evidencia adicional respecto a las radiaciones propias del ser humano.

Así, al medir la onda de frecuencia de las radiaciones del cerebro se encuentra que no solamente la cualidad de la inteligencia, la amplitud de la comprensión y el poder creador de un individuo está directamente relacionados con el largo de onda de su radiación cerebral, sino que también es constante la relación entre la capacidad mental y la frecuencia de radiación. En otras palabras: mientras más grande la capacidad mental, más alta es la frecuencia.

Quien llevó a cabo este experimento fue el Dr. Brunler, el cual tiene una interesante y esclarecedora historia que contarnos: ❝Un día se me trajo para consulta a una niña mentalmente deficiente… La radiación del pulgar de esta paciente dio una lectura de 118 grados biométricos –los más bajos anotados hasta el momento. La mente de esta paciente extraordinariamente lenta para funcionar, me interesó y con un reloj en mano me puse a notar cuánto tiempo pasaba entre mis simples preguntas –tales como, ¿cuál es su mano derecha?- ¿cuál es su pie izquierdo? Después de transcurrir exactamente dos minutos y 18 segundos, contestaba la pregunta y ni una sola vez tomó más o menos tiempo para dar la respuesta justa. Me intrigó tan extraordinario lapso de tiempo entre la pregunta y la respuesta y vino a mi mente que lo que pasa en nuestra mente es esto: Aprendemos cuando niños cuál es nuestra mano derecha, nuestro pie izquierdo y así por el estilo.

Este conocimiento pasa de nuestra mente consciente al subconsciente, y con la velocidad del rayo llamamos a nuestra mente consciente cuando se nos pide que indiquemos cuál es nuestro pie derecho, etc. En el caso de esta niña mentalmente deficiente, parece que se hacía un vacío entre la mente consciente y la subconsciente, y para cubrirlo eran necesarios dos minutos y 18 segundos❞.

Los experimentos del Dr. Brunler tenían relación con las radiaciones de la tierra. ¿Cómo?, te preguntarás. Su respuesta sobre por qué la varilla adivinadora se agita en presencia del agua es que las ondas electromagnéticas afectan el nervio cubital. Estas ondas, junto con las que él llamó “di-eléctricas”, ocasionan que la varilla se doble.

Pero, ¿qué son exactamente las radiaciones di-eléctricas? El Dr. Brunler declaró que eran la contrapartida de las electromagnéticas. Son complementarias a estas y son inseparables.

kundaliniY aquí, viene lo interesante del asunto (y gracias por seguir leyendo hasta aquí). Pues el mismo doctor sostiene que “nuestra Pía Mater –es decir, el tejido que conecta el cerebro con la espina dorsal- es la que recibe y envía las ondas y todo el pensamiento que entra a nuestra consciencia y todo pensamiento que enviamos es una forma de radiación cuya onda de frecuencia puede medirse. Las ondas de radiación de nuestra Pia Mater (¡ese nombre!…mmm, ¿tendrá que ver con nuestra Madre Cósmica o Kundalini o Espíritu Santo???) son radiaciones electromagnéticas y di-eléctricas, y en los seres humanos inteligentes sus largos de onda están en las regiones de los rayos ultravioleta, visibles o invisibles”.

Esto explicado de manera científica no hace sino confirmar lo que ya la tradición y enseñanzas esotéricas conocían desde siempre: las sutiles e intrincadas conexiones entre los dos sistemas nerviosos del hombre: el espinal o central y el simpático y sobre todo, la naturaleza de la dualidad del hombre y sus poderes internos y las potencialidades de su ser.

Igualmente, ese mismo Dr. Brunler descubrió por medio de la experimentación que los ojos, al seguir el lápiz en su movimiento, fijan indeleblemente en las palabras escritas las radiaciones del cerebro del individuo mismo. En esta forma lo manuscrito puede tomarse como un índice muy aceptable de la capacidad mental. Esto, los grafólogos lo saben perfectamente.

Pero esto va más allá, los esotéricos saben que el pensamiento es lo suficientemente poderoso como para imprimir una placa sensible. Todos estos experimentos indican cómo el pensamiento se expresa localmente y a distancia. Por eso la importancia de la calidad de nuestros pensamientos, pues afectan para bien o para mal al individuo mismo y a quienes van dirigidos estos pensamientos.

Lo dicho hasta ahora tiene que ver con las radiaciones humanas y las terrestres, ahora también están evidentemente, la influencia de los rayos cósmicos, cómo afectan las tormentas solares (que tienen efecto en las telecomunicaciones y en la actividad del hombre y su salud), la luz, el calor, etc. y eso a nivel físico solamente, ahora, habría que estudiar concienzudamente lo que ocurre con nuestra psique y demás cuerpos que tenemos. Y ahora qué me dicen aquellos que se declaran contrarios a la Astrología o Cosmobiología, negando que los astros no tienen influencia alguna sobre nosotros… con las disculpas del caso, permítanme una sonrisita condescendiente…

Ahora bien, qué de utilidad práctica podría tener todo este conocimiento para nuestras vidas, pues bien ya lo había mencionado: la importancia de los buenos pensamientos, el propio conocimiento que nos da luces sobre las leyes de la naturaleza, comprenderlas y así hacerlas nuestras, saber es poder y en algún momento, quién sabe, lo podemos aplicar para algún asunto que se nos presente.

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.

Anuncios

Vibras

«Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.»
(El Kybalion)

Vibras

Este post está dedicado especialmente a todos los que están bajo la dominación del Quinto Rayo, es decir a quienes buscan la Verdad mediante la comprobación científica.

Los científicos nos han dicho que el Universo está en continuo movimiento.

A este movimiento se le denomina vibración, que es responsable de todas las cosas, no sólo para que la materia se manifieste, sino que también es causa de la diferenciación en los objetos materiales por medio de su variedad y tasa de vibraciones.

Sabemos que ninguna partícula de materia, mineral, vegetal, animal o humana es estable, todo está en movimiento. La vibración siempre está presente. Por medio de ésta, la célula crece y se modifica.

Pero algunas vibraciones son tan sutiles que hicieron falta instrumentos especiales para medirlas y aún para descubrirlas pues producían fenómenos extraños que la gente no alcanzaba a comprender. Uno de estos enigmáticos fenómenos es el de los llamados espacios desiertos o puntos muertos en la superficie terrestre. Por ejemplo, flores y arbustos pueden crecer de manera exuberante en un área circular, pero en el centro hay un pedazo de tierra estéril. Nada crece ni podrá crecer, no puede existir vida animal ni vegetal. La irrigación, fertilización y el cambio de tierra abonada no tiene ningún efecto. Todo intento de trasplantar yerba de fuera del círculo al centro se destina al fracaso. Incluso, los perros que se acercan al lugar de pronto se detienen, se estremecen y huyen.

¿Cuál es la razón de todo esto? Los científicos ofrecen la siguiente explicación: las células despiden vibraciones, que varían en frecuencia, desde fracciones de milímetro y millones de ciclos por segundo hasta las de un kilómetro de longitud y baja frecuencia. La Tierra al ser un ente vivo, está compuesta de manera consiguiente, y tiene partes similares, que semejando estaciones transmisoras de radio, cada célula enviando y recibiendo en su longitud de onda individual se combinan en una especie de tablero Cósmico de gigantesco tamaño. De acuerdo con esta idea, la tierra está rodeada, cruzada y penetrada por radiaciones de diferentes tasas de vibración y carácter.

vibraciónTodas estas radiaciones están arregladas en canales similares a los adoptados por las estaciones de radio. Estas radiaciones de la Tierra se desparraman como un enorme teclado con octavas de actividad muy por encima y muy por debajo de la comprensión humana y cada célula de materia viviente en este tablero o teclado actúan al mismo tiempo como un receptor y un transmisor. De este modo, la Tierra como esfera que es, estaría llena de tales radiaciones sobre ella, alrededor de ella y a través de ella. Recibiría también radiaciones cósmicas: del sol, la luna, las estrellas y otra materia magnética invisible en el universo y enviaría al espacio radiaciones suyas propias. Esto significa que cada materia viviente, desde la más insignificante partícula hasta el hombre mismo está enviando y recibiendo radiaciones de una u otra clase. Aunque ya se sepa, no deja de maravillarme esto, ¡me parece fantástico!

Te cuento que el científico que tentó esta teoría fue el ruso Lakhovsky y para demostrarla, experimentó con palomas. Las soltó de manera que su vuelo de vuelta al hogar las haría pasar cerca de una estación transmisora. Convino que dicha estación transmitiera ciertos impulsos durante el tiempo de su vuelo. Las aves reaccionaron entonces a estos impulsos enviados por la estación y vieron que se notaban evidentemente confundidas estas palomas por las radiaciones inesperadas y desacostumbradas y parecían que habían perdido su sentido de dirección. Cuando se cortó la corriente, cesaron gradualmente de volar en forma loca, describiendo círculos alrededor de la torre de la radio y encontraron después el camino al hogar.

Las palomas tienen un instrumento de navegación interno por cuyo medio encuentran el camino a casa, determinando la intensidad magnética del campo magnético de la Tierra. Es decir, las palomas tienen dos sensaciones que los humanos no poseemos, y cuando se las aleja del hogar, vuelan en la dirección que les lleva hacia la acostumbrada combinación del magnetismo de la tierra y de las vueltas que da sobre sí mismas. Al volar a través del campo magnético se induce un voltaje en ellas, en concordancia a unos postulados de las leyes de la física.

Este experimento indica que todos los organismos vivientes son afectados hasta cierto grado por la radiación y sugiere que los instintos y tendencias inherentes en las criaturas vivientes pueden explicarse sobre esa base. Se ha notado que la personas que viven cerca de dos o más estaciones, son afectadas por estas condiciones.

Se supo después que las vibraciones terrestres viajan en bandas angostas en línea recta, como promedio su ancho es entre tres y seis metros y en bandas separadas que no llenan uniformemente la Tierra. Debido a eso, se reparten en diferentes direcciones y se nota que afectan a los minerales por las vetas de éstos. Estas radiaciones terrestres afectan igualmente a los animales, por ejemplo, una manada no dormirá por la noche en lugares donde las radiaciones se cruzan o están muy activas, debido a que los rayos azotan sólo en esos puntos entrecruzados. Los perros, al buscar donde dormir, evitarán esos lugares donde los instrumentos registren esas radiaciones cruzadas.

gato de Louis WainLe sucede a los animales más pequeños e insectos.

Por el contrario, los que se sienten muy a gusto con estas fuertes y activas radiaciones son los gatos, las abejas y las hormigas. Incluso se sabe que la producción de la miel está en directa relación con la fuerza de radiación.

Este tema de las vibraciones cósmicas, terrestres y humanas da para más, pero por ahora es suficiente, ya tocaré de nuevo el tema más adelante, pero con respecto a las vibras humanas.

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.