Un cuento ~ El secreto para ser feliz

Hace muchísimos años, vivió en la India un sabio, de quien se decía que guardaba en un cofre encantado un gran secreto que lo hacía ser un triunfador en todos los aspectos de su vida y que, por eso, se consideraba el hombre más feliz del mundo. Muchos reyes, envidiosos, le ofrecían poder y dinero, y hasta intentaron robarlo para obtener el cofre, pero todo era en vano. Mientras más lo intentaban, más infelices eran, pues la envidia no los dejaba vivir.

Así pasaban los años y el sabio era cada día más feliz. Un día llegó ante él un niño y le dijo: “Señor, al igual que tú, también quiero ser inmensamente feliz. ¿Por qué no me enseñas qué debo hacer para conseguirlo?” El sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo: “A ti te enseñaré el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta mucha atención: En realidad son dos cofres en donde guardo el secreto para ser feliz y estos son mi mente y mi corazón, y el gran secreto no es otro que una serie de pasos que debes seguir a lo largo de la vida”.

El primero, es saber que existe la presencia de Dios en todas las cosas de la vida, y por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todas las cosas que tienes.

El segundo, es que debes quererte a ti mismo, y todos los días al levantarte y al acostarte, debes afirmar: Yo Soy importante, yo valgo, yo soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso, espero mucho de mí, no hay obstáculo que no pueda vencer: Este paso se llama autoestima alta.

El tercer paso es que debes poner en práctica todo lo que dices que eres, es decir, si piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; si piensas que eres capaz, haz lo que te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño; si piensas que no hay obstáculos que no puedas vencer, entonces proponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta lograrlas. Este paso se llama motivación.

El cuarto paso es que no debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo que es, ellos alcanzaron su meta, logra tú las tuyas.

El quinto paso es que no debes albergar en tu corazón rencor hacia nadie; ese sentimiento no te dejará ser feliz; deja que las leyes de Dios hagan justicia, y tú perdona y olvida.

El sexto paso es que no debes tomar las cosas que no te pertenecen: respeta lo ajeno, recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza, mañana te quitarán algo de más valor.

El séptimo paso, es que no debes maltratar a nadie: sé amable; todos los seres del mundo tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera.

Y por último, levántate siempre con una sonrisa en los labios, observa a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno; piensa en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes; ayuda a los demás, sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a las personas y descubre en ellas sus cualidades y dales también a ellos el secreto para ser triunfador y que de esta manera, puedan ser felices…”

Ser feliz depende de cada uno, es una actitud constante ante la vida. Ser feliz es consecuencia natural de acercarse cada vez más a lo mejor de uno mismo y hacer que eso sea lo que marque nuestras acciones.

Fuente:
Cuento sacado de la red.

Gracias

Ángel de la ProvidenciaEste cuarto jueves de noviembre es una fecha especial, pues con la celebración del Día de Acción de Gracias se inicia las siete semanas de celebraciones por Navidad. Yo he estudiado en un colegio de “sisters”, (unas religiosas americanas del I.H.M – Inmaculado Corazón de María) que nos inculcaron cada año sobre el primer “Thanksgiving Day” y la importancia de agradecer por cada bendición recibida a lo largo del año.

Cuando salí, me sentí liberada de festejar semejante americanada, sin embargo, algo dentro de mí igual me invitaba a querer expresar ese día las gracias a mis amigos, a mi familia y a la Divinidad por las cosas bonitas que me habían pasado.

Ahora muchísimos años más tarde y con la instrucción recibida en las enseñanzas espirituales, sé que no es un invento ni costumbre de los estadounidenses, como nos lo dice Rubén Cedeño. Más bien fue una inspiración del Maestro Saint Germain.

Thanksgiving dayHoy es una buena oportunidad para ser agradecidos por TODO, por lo bueno y lo que aparentemente no es bueno pues nos trae una lección para crecer y ser mejores, por las luces y las sombras que nos verifican la luz.

Agradecer nos eleva y se abren múltiples posibilidades para que se manifieste en abundancia aquello por lo que damos gracias. El Universo responde con generosidad un acto de gratitud.

Dios no necesita de nuestro agradecimiento, no obstante, el agradecer es un acto de generosidad con nuestro propio Ser, con un(a) mismo(a) es una manifestación del grado de nuestro crecimiento espiritual.

Como dice el Santo Aeolus,”El dar gracias es una de las expresiones más contagiosas del espíritu, y es una de las actividades unificadoras de Dios. Constituye una transmutación instantánea de sentimientos duros o discordantes, y es un poder magnético cósmico que atrae todo el bien hacia el generador de una genuina acción de gracias.”

Agradecer nos ayuda a tomar conciencia de todas las cosas buenas que nos rodean y esto redunda en vivir una vida plena y en abundancia.

Ahora, te invito a tomar una respiración profunda, hasta que alcances un nivel de relajación suave, colocar tus manos a la altura del corazón y puedes decir esto o mejor aún con tus propias palabras:

Cada vez que respiro, mi mente se centra en Ti.
Cada vez que veo, mi mente se centra en Ti.
A medida que oro, pienso en Ti.
A medida que laboro, pienso en Ti.
A medida que amo, yo soy Tú.
Brindo mi sincera gratitud al Mundo y a la Divinidad.
Expreso fácilmente gratitud todos los días.
Me recuerdo a mí mismo y a los demás a ser conscientes y agradecidos libremente
Visualizo a cada miembro de mi familia y le ofrezco Paz, Alegría, Felicidad y Amor
A medida que mi día avanza doy gracias, desde mi corazón, alejando los temores,
y siendo valiente con los desafíos de la vida.
Dios, Padre-Madre, haz lugar dentro de mi corazón para la gratitud,
recuérdame siempre las bendiciones que he recibido, por las que cada día recibo y de las que voy a recibir.
Dios, por favor, permíteme ser un canal de agradecimiento,
un canal de Amor y un canal de Gratitud.
Recuérdame siempre que nos necesitamos los unos a los otros, que somos interdependientes
Que Dios nos bendiga en muchos modos y que acreciente y restaure mi Fe, siempre.

Por mi parte entre muchas cosas, quiero agradecerte a ti, por visitar mi blog, por comentar y compartir algunos posts. Desde lo profundo de mi corazón, ¡muchas gracias!

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.