Servir para vivir, vivir para servir

❝El que no vive para servir, no sirve para vivir.❞
~ Madre Teresa de Calcuta

Servicio

He conocido mucha gente con unas ansias inmensas de servir, de ser ellas un faro de luz para un mundo oscuro. Son los voluntarios. Mi admiración por ellos traspasa el agradecimiento, el cual expreso hoy, Día Internacional de los Voluntarios declarado por la ONU.

Se dice que el servicio es “una emanación espontánea de un corazón amoroso”, y precisamente estas almas desinteresadas tienen un corazón de oro, que resuena a las necesidades legítimas de la humanidad y una mente viva y despierta a las necesidades espirituales.

Se habla mucho especialmente en los círculos esotéricos y espirituales, sobre la Nueva Era de Acuario. Repiten de paporreta lo que supuestamente es y no es. Sabemos, por ejemplo, que con el paso de Piscis a Acuario están emergiendo nuevas estructuras de pensamiento. Sin embargo, lo importante acá es poner en práctica sus valores y principios, y es que vamos a estar regidos por ellos durante aproximadamente dos mil años.

A medida que la familia humana se va haciendo más sensible a la “voluntad de esa Gran Inteligencia que se sujeta constantemente y anima a la constelación Acuario”, en la misma media la idea del servicio asumirá mayor importancia.

Así, a la práctica del servicio se le dará la debida importancia y muchos más se ofrecerán a realizarla. Más y más seres humanos están encontrando que el mundo del alma es el reino de donde extraen su inspiración, sustento espiritual y dirección, y el campo de la vida humana es su esfera de servicio e influencia.

¿Cómo podemos llevar a cabo un servicio de orden espiritual? Sencillo. Unos pocos minutos al día dedicados a estar en pensamiento consagrado ayudarán a girar el foco de la mente humana hacía la luz de verdades más elevadas. Estas verdades son los nuevos modelos que incorporan el principio de compartir y cooperar. Son las semillas que darán fruto en muchos campos del quehacer humano en los siglos venideros, especialmente en los campos de la educación, la economía y el gobierno.

Como dice Martin Luther King Jr. “No tienes que tener una carrera para servir. No tienes que hacer que tu sujeto y verbo concuerden para servir. Solamente necesitas un corazón lleno de gracia; un alma movida por el amor“. Hagamos del servicio nuestro estandarte, por qué no nuestra fe, laborar para el bien común es el mayor sacro-oficio de fe.

Cuando se comprenda correctamente lo que significa servir, se revelarán muchas cosas sobre la naturaleza del alma. Ya lo decía el amado Maestro Jesús: “Busquen primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura“. Servir produce resultados concretos y tangibles en el plano físico, evidenciando de este modo su cualidad creadora, porque cuando se tiene el propósito, las ganas de servir se abre un caudal de creatividad para poder realizarlo. Ojalá sea un impulso y tengamos esa energía creadora que el Universo otorga a quien esté dispuesto a servir.

Seamos felices y alcancemos conciencia, aquí y ahora.

Fuente:
Algunos datos extraídos del Boletín mensual de Triángulos de la Fundación Lucis . Ed. Nº 190, diciembre de 2014.