Un cuento ~ El secreto para ser feliz

Hace muchísimos años, vivió en la India un sabio, de quien se decía que guardaba en un cofre encantado un gran secreto que lo hacía ser un triunfador en todos los aspectos de su vida y que, por eso, se consideraba el hombre más feliz del mundo. Muchos reyes, envidiosos, le ofrecían poder y dinero, y hasta intentaron robarlo para obtener el cofre, pero todo era en vano. Mientras más lo intentaban, más infelices eran, pues la envidia no los dejaba vivir.

Así pasaban los años y el sabio era cada día más feliz. Un día llegó ante él un niño y le dijo: “Señor, al igual que tú, también quiero ser inmensamente feliz. ¿Por qué no me enseñas qué debo hacer para conseguirlo?” El sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo: “A ti te enseñaré el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta mucha atención: En realidad son dos cofres en donde guardo el secreto para ser feliz y estos son mi mente y mi corazón, y el gran secreto no es otro que una serie de pasos que debes seguir a lo largo de la vida”.

El primero, es saber que existe la presencia de Dios en todas las cosas de la vida, y por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todas las cosas que tienes.

El segundo, es que debes quererte a ti mismo, y todos los días al levantarte y al acostarte, debes afirmar: Yo Soy importante, yo valgo, yo soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso, espero mucho de mí, no hay obstáculo que no pueda vencer: Este paso se llama autoestima alta.

El tercer paso es que debes poner en práctica todo lo que dices que eres, es decir, si piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; si piensas que eres capaz, haz lo que te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño; si piensas que no hay obstáculos que no puedas vencer, entonces proponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta lograrlas. Este paso se llama motivación.

El cuarto paso es que no debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo que es, ellos alcanzaron su meta, logra tú las tuyas.

El quinto paso es que no debes albergar en tu corazón rencor hacia nadie; ese sentimiento no te dejará ser feliz; deja que las leyes de Dios hagan justicia, y tú perdona y olvida.

El sexto paso es que no debes tomar las cosas que no te pertenecen: respeta lo ajeno, recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza, mañana te quitarán algo de más valor.

El séptimo paso, es que no debes maltratar a nadie: sé amable; todos los seres del mundo tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera.

Y por último, levántate siempre con una sonrisa en los labios, observa a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno; piensa en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes; ayuda a los demás, sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a las personas y descubre en ellas sus cualidades y dales también a ellos el secreto para ser triunfador y que de esta manera, puedan ser felices…”

Ser feliz depende de cada uno, es una actitud constante ante la vida. Ser feliz es consecuencia natural de acercarse cada vez más a lo mejor de uno mismo y hacer que eso sea lo que marque nuestras acciones.

Fuente:
Cuento sacado de la red.

Anuncios

“Se acaba el año y todavía…”

Infinito (ADN mágico)

Estaba precisamente por escribir un post acerca de las intenciones y la renovación de deseos y metas a propósito que hoy, aparte de celebrar el Diwali (el Festival de las Luces) en la India, estamos en Luna Nueva de Escorpio, que es un momento muy ad hoc porque marca el comienzo del fin del año y como todo se da en sincronías apenas acabo justo de leer este hashtag en Twitter, #SeAcabaElAñoYTodavía, lo cual aparte de causarme gracia lo mordaz que pueden ser algunos tuits, me lleva a reflexionar por aquella ansiedad y sensación de premura que le damos a nuestros deseos. Como si nuestros sueños tuvieran fecha de expiración, como si realmente el tiempo fuera lineal y no cíclico.

Por supuesto no voy a ahondar en cuestiones aristotélicas ni menos aún de mecánica cuántica con respecto a ese valor llamado “tiempo”, solamente soltar algunas ideas sobre lo que para mí significa este nuevo ciclo tan poderoso para la concreción de nuestros deseos y proyectos, para que eliminemos pero ¡ya! eso que no aporta nada a nuestras vidas y cambiemos de piel, como buenas aves fénix: renacer y despertar, renovarnos y estar conscientes.

En primer lugar, estamos de acuerdo que somos infinitos, es muy conocida la frase de Pierre Teilhard de Chardin, ❝No somos humanos con una experiencia espiritual. Somos seres espirituales en una experiencia humana❞. Partiendo desde aquí, pues considero necesario que no nos abrumen las ansiedades ni angustias si es que aún no se han cumplido todo esos puntos en nuestro to do list; si aún no hemos marcado ese ansiado check en el cuadradito de nuestra lista de deseos que hicimos el 31 de diciembre a pocas horas de comenzar este 2015.

Lo importante de la vida es que crezcamos, que realicemos lo que los metafísicos llaman “el Plan Divino de Perfección” que no es otra cosa sino el llamado de tu alma, de aquello más íntimo de ti que te impulsa a salirte de la cama todos los días y por el cual se te dibuja una sonrisa cuando te imaginas viviendo a plenitud ese sueño grande.

Y es curioso que este año que ya va acabando haya estado regido con la vibración 8 (como el símbolo del infinito), una vibración muy fuerte y poderosa que representa la justicia, así como la consolidación a base de esfuerzo, de disciplina. Seguramente este año te habrá resultado de mucho aprendizaje, de lecciones que quizás no te habrán gustado mucho experimentarlas y que por cierto habrán traído su dosis de dolor; al menos en lo particular así ha sucedido, pero siento ahora esta nueva energía, de renovación, de cambio y me hace sentir más esperanzada y optimista para que mis asuntos se acomoden mejor y a la medida que deseo.

Otra particularidad de este 2015, siempre desde el punto de vista esotérico, es que el “Pensamiento Simiente” para la meditación es la vinculación con el Alma. ¿Qué tanto le hacemos caso a nuestra voz interior? ¿Cuánto tiempo invertimos en autoconocernos? ¿La nutrimos correctamente y nos ocupamos de su armonía y salud, como lo hacemos del cuerpo? Son necesarias todas estas preguntas para que nos fortalezcamos, porque en la medida que nos hacemos grandes interiormente, se manifestará y se expresará sin duda en lo exterior, recordemos que… ❝Como es arriba, es abajo❞ como es adentro, es afuera y como el mismo Maestro Jesús dijo: ❝Busquen primero el reino de Dios y su justicia, y el resto será dado como añadidura❞.

Entonces recordemos que todo ciclo de cierre también es un ciclo de inicio, estamos ahora en esa transición, aprovechémosla al máximo con todas las energías que el arquetipo del Escorpión nos brinda: pasión, introspección, transformación, muerte emocional de lo que no es bueno (enfrentarte a esa nuestra sombra que habla Jung), empoderamiento (vincularnos con nuestro propio poder), misterio (en cuanto a defender nuestra vida privada), sexualidad e inversiones inteligentes.

Por eso, hoy es un buen momento para que en el campo de la salud pedir por lo que corresponde a la zona del Chakra Muladhara (lo que serían las gónadas, los genitales y el recto), en lo psicológico, lo que ya dijimos: la vinculación con el Alma, la renovación y aniquilar los deseos de venganza (muy típico de Escorpio) y perdonar, perdonar, perdonar. Así como visualizar todos tus proyectos y los buenos deseos que planeaste para este año, sentir la emoción como si ya los hubieras logrado y te aseguro que muy pronto le habrás dado visto bueno como meta cumplida.

Seamos felices y conscientes, aquí y ahora.