El Gran Decreto Universal (La Gran Invocación)

Con mucho gusto veo que cada vez más personas se suman a ese “despertar de la conciencia” y van expandiendo sus horizontes espirituales hacia campos de la verdadera unión con lo divino, sin dogmas impuestos y experimentando por sí mismos la Verdad que resuena en sus propias almas.

Hace muchísimo tiempo, durante una conferencia, me llegó esta hermosa oración aunque no se leía mayor información.  Así que, investigando, encontré que es de autor desconocido, aunque también se dice que ha sido Alice Bailey la que comenzó a difundirla luego de haberla recibido de su Maestro Djwhal Khul.

Ha sido traducida a muchos idiomas (más de 75) y dialectos, no tiene credo (es universal) y actualmente la recitan durante las rejillas y meditaciones de Luna Llena y Luna Nueva.

El Gran Decreto Universal

LaGranInvocación flor

I

Que las fuerzas de la luz iluminen a la humanidad.

¡Las fuerzas de la Luz iluminan a la humanidad!

Que el Espíritu de la Paz se difunda por el mundo.

¡El espíritu de la Paz se difunde por el mundo!

Que el espíritu de colaboración una a los hombres de buena voluntad, donde quiera que estén.

¡El espíritu de colaboración une a los hombres de buena voluntad donde quiera que estén!

Que el olvido de los agravios, y el perdón, sea la tónica de esta época!

¡El olvido de los agravios, y el perdón, son la tónica de esta época!

Que el poder acompañe los esfuerzos de los Grandes Seres. Así es y cumplamos nuestra parte.

¡El poder acompaña los esfuerzos de los Grandes Seres, y cumplamos nuestra parte!

II

Que surja en Cristo de la Liberación. Que traiga ayuda a los hijos de los hombres.

Surge el Cristo de la Liberación. Trae ayuda a los hijos de los hombres.

Que aparezca la verdad, y su venida, salve.

Aparece la verdad y su venida salva.

Que las almas de los hombres despierten a la luz y que permanezcan en ella

¡Las almas de los hombres despiertan a la luz y permanecen en ella!

Que el Señor se pronuncie: ¡Ha llegado a su fin el dolor!

El Señor se pronuncia: ¡Ha llegado a su fin el dolor!

Ven, Oh Todopoderoso. ¡Ha llegado, para la fuerza salvadora, la hora de servir!

Que se difunda por el mundo. Oh Todopoderoso.

Y se difunde por el mundo. Oh Todopoderoso.

Que la Luz, el Amor y el Poder cumplan el propósito de Aquel que viene.

LA LUZ, EL AMOR Y EL PODER cumplen el propósito de aquel que viene.

¡La Voluntad de salvar está presente!

El Amor para llevar a cabo la tarea, está ampliamente difundido

¡El Amor para llevar a cabo la misión está presente!

La ayuda activa de quienes conocen la verdad también está presente.

Ven Oh Todopoderoso, y fusiona a los tres. Construye una muralla protectora.

Viene el Todopoderoso, fusiona a los tres y construye una muralla protectora.

El hambre y la injusticia deben terminar ahora.

¡El hambre y la injusticia terminan ahora!

III

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios

Que afluya Luz a la mente de los hombres, que la Luz descienda a la tierra.

¡Fluye Luz a la mente de los hombres, la Luz desciende a la Tierra!

Desde el punto de Amor en el corazón de Dios

Que afluya Amor a los corazones de los hombres, que Cristo retorne a la tierra

¡Fluye Amor a los corazones de los hombres, Cristo retorna a la tierra!

Que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres.

El propósito guía las pequeñas voluntades de los hombres

Propósito que el Maestro conoce y sirve.

Desde el centro que llamamos la raza humana

Que se realice el Plan de Amor y de Luz y selle la puerta donde se halla el mal.

Se realiza el Plan de Amor y de Luz y sella la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan Divino en la Tierra.

LA LUZ, EL AMOR Y EL PODER RESTABLECEN EL PLAN DIVINO EN LA TIERRA.

ASÍ ES

Anuncios

Declaraciones para tu Plan de Abundancia

Divina Provisión

Como sabemos, la prosperidad es un estado mental, si tu mente se cierra ante la posibilidad de verte disfrutando de una holgada situación financiera es muy probable que lo que encuentres en tu vida sean deudas y apuros económicos, sin embargo, decides transmutar y configurar tu mente hacia la energía de la abundancia, los resultados serán totalmente diferentes. Verás que se te hace muy fácil tener una realidad visible de la prosperidad en forma de dinero. La abundancia y opulencia del Universo nos rodea y está a la espera que manifestamos esa riqueza y prosperidad que ya existe dentro de nosotros. Solo hace falta que nosotros nos decidamos traerla a este plano concreto o 3D.

Muchos tienen grabado en su inconsciente el temor a la abundancia, por las muchas frases que se han lanzado sobre el dinero y que desafortunadamente han calado hondo en el inconsciente colectivo. Es hora de borrar todas esas programaciones, Como nos dice un texto tomado del libro: “La Práctica de las Llamas”, del Maestro Saint Germain, ❝no es pecaminoso gustar de lo excelente, de lo bello, de lo magnífico, y que es natural que estas cosas exquisitas resulten costosas y que no pueda adquirirlo todo el mundo, lo cual también es simbólico.❞

La fuente productora de la abundancia es Dios. La mente o conciencia es simplemente una canalizadora a través del cual la gente obtiene lo que cree que se merece. La prosperidad se exterioriza por una vida cómoda y confortable. Cada vez que sientas apremios económicos no tienes que buscar fuera de ti, sino dentro tuyo, es allí donde yacen todos los tesoros y recursos que anhelas. Expandir la conciencia de prosperidad está en nosotros, depende de cada quien.

Cómo formar conciencia de prosperidad, éxito y abundancia

Para empezar, es necesario sentirnos bien con nosotros mismos, si hay algo que vemos que no nos gusta, simplemente observemos y aceptémoslo porque está allí. Cambiemos amorosamente eso, como quien quita las hojas secas de una hermosa planta. Para ello se aplica el principio de las afirmaciones.

Por eso, te propongo un Plan de Abundancia consistente en cuatro ciclos de diez días en afirmaciones que vayan eliminando de tu subconsciente ideas de carencia instalados en ti. Destina un cuaderno de notas o una carpeta especial para cada una de las declaraciones. Cada día, preferiblemente antes de irte a dormir, respira profundamente, retén el aire por un instante, expándelo por todo tu cuerpo y luego exhala.  Escribe y recita la declaración de prosperidad y al terminar medita durante 15 minutos sobre esta afirmación, anota todas aquellas ideas, emociones y sensaciones a partir de la declaración correspondiente. Si aparecen pensamientos de resistencia, servirán para darse cuenta sobre qué puntos se debe transmutar lo negativo. Anotarlo te hará dar cuenta con mayor claridad lo que tienes en tu subconsciente.

Le toma a la mente aproximadamente 40 días para incorporar una creencia como cierta. Durante estos 40 días se va formando una condensación de energía alrededor de la idea, de modo que si hubiera una interrupción, la energía escaparía, por eso es necesario que ahora mismo hagas contigo un compromiso responsable y definitivo de seguir fielmente este programa, día a día durante 40 días y si perdieras la secuencia, aunque sea por un día, comenzar todo de nuevo.

Pasos

1. Establece una fecha específica para comenzar el programa.

2. Cuenta 40 días en el calendario y marca la fecha final.

3. Haz 10 declaraciones para leer en voz alta. Una cada día durante 10 días, de modo que recorras las 10 declaraciones, cuatro veces durante todo el ciclo.

En esta fecha __/__/____ dejo de creer en el dinero visible como mi fuente y mi provisión y veo el mundo de los efectos tal como es, simplemente como un reflejo de mis creencias. Antes creía en el poder del dinero, entregué mi poder divino y mi autoridad a una creencia cosificada.

Creí en todas las ilusiones materiales creadas por el inconsciente colectivo de pensamientos errados y al hacer eso limité lo ilimitado, pero no más.

En este día renuncio a esas creencias y reclamo mi herencia divina como ser de Dios. En este día reconozco a Dios y solamente a él como mi sustancia, mi provisión y mi apoyo y Así Es.

Primer Día
Dios es abundancia generosa, profusa, inagotable que nunca deja de proveernos con todo cuanto necesitamos. Es la riqueza presente en todo lugar y en todo tiempo. Esta fuente inacabable todopoderosa y que nos provee de infinita prosperidad se hace presente en mí. Yo soy esa misma sustancia y esa misma realidad y Así Es.

Segundo Día
Abro mi mente y mi corazón para darme cuenta que la presencia de Dios en mí es lo que genera mi prosperidad y no las circunstancias externas. Así Es.

Tercer Día
Empiezo a darme cuenta que la presencia de Dios en mí es mi abundancia. Me doy cuenta a cada instante que la mente de Dios es de mi prosperidad inagotable que está siempre funcionando y en actividad plena. Al darme cuenta de ello, mi conciencia es llenada con la luz de la Verdad y Así Es.

Cuarto Día
Lleno mi mente y mi corazón del Espíritu de Dios a través de mi conciencia, es decir, a través del darme cuenta que el Espíritu de Dios es quien me provee, por tanto, cuanto más cuenta me doy que Dios está en mí, más Él me provee y Así Es.

Quinto Día
El dinero no es quien me provee ni ninguna persona, lugar o circunstancia. Es el darme cuenta, el entender y conocer que Dios está en mí, quien me provee. Me doy cuenta de esta verdad ilimitadamente, por tanto, Dios me provee ilimitadamente y Así Es.

Sexto Día
Toda necesidad o deseos míos son inmediatamente atendidos por mi Presencia Divina desde dentro de mí haciéndose realidad y en manifestación externa de acuerdo exactamente a lo que necesito y deseo en cada momento y Así Es.

Séptimo Día
La Presencia de Dios en mí cada vez más expresa su naturaleza de abundancia. Es su responsabilidad hacer esto, no es la mía. Mi única responsabilidad es estar atenta y darme cuenta de esta verdad, por lo tanto tengo total confianza en dejar que Dios aparezca con abundancia más que suficiente en mi vida y en mis asuntos y Así es.

Octavo Día
Darme cuenta de mi Presencia Divina como mi fuente ilimitada de prosperidad hace posible renovar todo lo corroído y me eleva hacia el camino de la abundancia. Esta conciencia, entendimiento y conocimiento del Espíritu toma forma de todo lo que quisiera o pudiera desear y Así Es.

Noveno Día
Cuando me doy cuenta que Dios en mí es provisión me siento totalmente provista. Ahora me doy cuenta de esta verdad. He encontrado la clave de la vida y me puedo relajar sabiendo que la abundancia infinita de Dios está siempre funcionando en mi vida, sólo tengo que darme cuenta de este flujo de energía que emana de mí. Ahora me doy cuenta, ahora brillo y Así Es.

Décimo Día
Mantengo mi total atención en la presencia de Dios en mí como única causa de mi prosperidad. Retiro mis pensamientos de las circunstancias externas o de las creencias materiales de los demás. Me doy cuenta de la presencia de Dios en mí como la única acción en mis asuntos económicos. Tengo toda mi fe en el Principio de la Abundancia que opera desde dentro de mí ahora y siempre y Así Es.

Espero que te sean de utilidad estas afirmaciones para que obtengas los resultados que deseas. Recuerda que las declaraciones deben decirse con la plena convicción de que el cambio va a llegar de manera óptima a tu vida. Te deseo buen karma.

Seamos felices y conscientes, aquí y ahora.

Fuente:
John Randolph Price. Libro de la Abundancia.

Prosperidad (reflexión del Dr. Lair Ribeiro)

Buena suerte❝Quiero ser partícipe del mejor lado de la vida, donde mora mi verdad y donde está también la tuya, diferente de la mía.
Al perdonar me libero para que el mundo prospere.
Deseo y sueño.
Fijo mis metas y sé adónde quiero llegar en este camino sin fin que no es poco, porque lo es todo y mucho más.
Soy la Tierra ardiente, segura, generosa y sabia, golosa y fértil, maternal.
Disfruto, produzco, crezco, me despojo de las armaduras, de las vanidades me alejo, creo, sufro, río y amo, protegiendo y confiando.
Soy fuego, el Sol creador, decidido y enérgico, seguro de mi fuerza, capaz de mover montañas, de destruir obstáculos, para la lucha dispuesto, llevando la paz por donde paso, aprendiendo e iluminando.
Fortalezco y estimulo al máximo mi voluntad.
Me relajo y descanso para afilar mi hacha.
Me preparo para la vida, en el sublime desafío de cada breve momento.
Mi mago me muestra un tesoro que está siempre y siempre ha estado dentro, muy dentro de mí.
Me bastaba abrir las puertas del amor y la conciencia para que el brillo dorado, firme, fuerte y generoso llenase la nave de energía para poder atravesar estrellas y ser yo estrella también.
Reconozco lo viejo y lo nuevo y dirijo mi futuro, pues el tiempo no tiene límites cuando doy y creo.❞

Renovarse: preparándonos para el Solsticio

Renovarse“Todos los días deberían ser Navidad”. Es lo que deseaba cuando era niña.  Con los años nos vamos dando cuenta de que si fuera así dejaría de ser una fecha especial y significativa, máxime que, particularmente, soy ferviente creyente que ese día se mueven energías y espíritus de vibraciones de alta frecuencia.

Seguramente muchos ya habrán armado o estarán armando su Nacimiento e instalado el arbolito. Me encanta esta festividad por todo el simbolismo que contiene y más allá de todo credo o creencia religiosa muchos se las arreglan para dar un obsequio y otros tanto anhelan recibir un presente navideño y todos deseamos que se nos cumplan nuestros mejores deseos.

Estamos próximos a celebrar un nuevo Solsticio, que es un momento de Luz, de renovación y de gran magnetismo. Entonces por qué realmente no renovar nuestras vidas. La mejor forma es dejar camino libre para que lleguen nuevas y mejores situaciones a nuestras vidas y eso se logra despojándonos de esas basuritas que tenemos en el alma o en el ánimo, como lo decía Mafalda en alguna viñeta suya.

NativitasAprovechemos que Natívitas, el “Espíritu de la Navidad” desciende a la Tierra para traernos su bendición. Lo que nos dice Rubén Cedeño es que es un Ángel Solar de gran resplandor y que se expresa como una estrella de nueve puntas con radiaciones Verde (alegría y entusiasmo), Blanca (pureza, belleza y paz) y Oro-Rubí  (prosperidad) y que es bueno colgar aquella estrella en la puerta de la casa para que cuando pase, entre a nuestros hogares.

De igual forma, por estas fechas es ideal escribir una carta a este Ser, pidiendo todo lo que nuestro corazón desea. Y el 21 a las 5 de la tarde se quema, diciendo “GRACIAS Espíritu de la Navidad porque mi pedido ya se cumplió”.

Decreto Navideño

Como te contaba, estas fiestas decembrinas son una buena oportunidad para olvidar rencores, para perdonar y soltar todo aquello que nos ata a sentimientos negativos. Hace un par de años llevé un taller de aromaterapia y el facilitador, César Urbina, nos recomendó que como la esencia del limón es buena para cicatrizar heridas emocionales, escribamos las cartas de perdón y reconciliación colocando en el hornito el aceite esencial del limón. Ya por la noche se puede colocar esencia de sándalo con bergamota durante una semana.

Lo importante es estar bien interiormente y eso se consigue olvidando. En tu carta, como lo sugiere Rubén Cedeño (lo puedes escribir con tus propias palabras) pones lo siguiente:

1º.- Yo, consciente de mis actos, y asumiendo el control de todo lo que “YO SOY”, borro de mi subconsciente y del registro etérico, todo récord y memoria de cada suceso discordante que haya vivido este año.

2º.- Perdono de todo corazón y olvido para siempre, todo disgusto, agravio, deuda, desamor, irritabilidad, agresión, traición, maledicencia y odio que me haya causado cualquier ser humano, situación o cosa.

3º.- A todos aquellos que se hayan ido de mi lado para otro grupo, empleo, partido o círculo de amistades, lo suelto y lo dejo ir sin reclamarle nada, dándole la plenitud de mi amor para bendecirlo y prosperarlo donde quiera que se haya ido y donde esté.

4º.- Renuncio con toda la entereza que mi ser tiene a todo apego de objetos, situaciones, posesiones y, sobre todo, personas. Declaro que nada ni nadie me ata a nada, y YO SOY libre, pero completamente y absolutamente libre, para entregarme, ampararme y refugiarme en Dios y sólo Dios, para siempre.

5º.- Borro, borro y borro todo aquello que me haya sucedido en este año que no sea un escalón dentro de mi proceso de ascensión, y hago desaparecer de mi vida todo obstáculo que me impida volar hacia la libertad, que es el estado natural de mi ser.

6º.- Cubro cada segundo, minuto, hora, día, semana y mes de este año que concluye con la brillante y resplandeciente sustancia de la Llama Violeta para borrar toda energía mal calificada, y ahora lo envuelvo todo con la incandescente brillantez del fuego Blanco de la Ascensión.

7º.- Libre de personalidad, ego, pasado, memoria y mal karma, entrego mi Corriente de Vida al Servicio Único de la Luz, para que de ahora en adelante sólo oiga la Luz, sienta la Luz, vea la Luz, saboree la Luz, huela la Luz y piense la Luz, hasta alcanzar la eternidad. Gracias Padre/Madre.

Cuando termines, léela visualizando una luz violeta con el símbolo de infinito (∞) en tu cuerpo y luego visualiza que te cubre una luz dorada. Envuelve todo y a todos en esa luz.

Espero que con toda esta preparación tengamos un Feliz Solsticio.

Luz, Paz y Amor.