Alimento nutritivo y solidario – Tsampa

Corría el año 2010 y gran parte de la humanidad ya estaba a la expectativa del “fatídico” 2012. ¿Sería cierto que iba a ser el fin del mundo? ¿Se daría el colapso de nuestro querido mundo, habría escasez y todo se pondría oscuro? Luego de un lustro la gente prosigue con la cotidianidad de sus vidas, quizás haya experimentado cierto cambio de conciencia porque en aquel entonces gran parte de las personas se volcaron hacia la espiritualidad, síntoma muy propio de la íntima percepción de los “últimos tiempos” y comenzaron a familiarizarse con las antiguas tradiciones y filosofías esotéricas, ahora bastante en boga.

Lo cierto es que aquellas creencias nos ocupó a todos, y como quien no es supersticioso, pero no pasa por debajo de la escalera “por si acaso”, unas amigas y yo decidimos proveernos de un alimento especial para almacenarlo en el momento en que llegaran las vacas flacas. Me refiero al tsampa, un bocado de origen tibetano especialmente preparado para las épocas de escasez por su característica imperecedera (doy fe de ello, porque en estos días lo probé y siguen manteniendo intactos su sabor y textura, libre de hongos y bichos).

Mi país (Perú) está atravesando por una dura situación, debido al fenómeno del Niño, y al que ahora le dicen “costero” por ser atípico. Esto ha traído como consecuencia la llegada de huaicos término quechua para los aluviones, deslizamientos de lodo e implacables inundaciones. Por tal motivo muchos pueblos se han quedado asolados e incomunicados, con falta de alimentos y agua.

En virtud de estas circunstancias recordé a las dichosas bolitas tibetanas que un día preparamos. Más allá de lo energéticas, nutritivas y salvadoras que pueden resultar, debo decir que elaborarlas fue una experiencia muy reconfortante, hasta diría mágica. Prepararlas conlleva su dosis de esfuerzo, pero también de camaradería porque es mejor hacerlo en grupo, delegando tareas para las fases previas de la elaboración. Luego la preparación en sí es mejor realizarla todos juntos. Como quisimos ponerle onda al proceso acompañamos la producción con mantras y música oriental para el alma; con las harinas formamos mandalas y finalmente, cuando terminamos de hacer estas bolitas de granos, plátano y cereales tostados con miel, por allí alguien diría que las tres sufríamos de pareidolia, porque podíamos ver claramente la carita feliz de alegres monjes tibetanos. De acuerdo, pudo haber sido sugestión, pero lo cierto y extraño es que jamás pudimos obtener una buena toma fotográfica de ellas, como si no quisieran que les tomáramos las fotos, así que lo dejamos así.

Dicen que el vocablo Tsampa es de origen sánscrito cuyo significado es relámpago y cocinar u hornear completamente. No es eterno, pero puede durar -en buenas condiciones de almacenamiento- colocadas las bolitas en frascos de vidrio, unos siete años. Es un alimento muy completo pues tres pelotitas equivalen a las tres comidas requeridas por día y allí radica su sostenibilidad para tiempos de crisis. Además, su mística consiste, asimismo, en que sean repartidas gratuitamente, jamás comercializar el tsampa.

Ingredientes y preparación

1 tanto o porción de frijoles rojos y/o peruanos
1 tanto o porción de garbanzos
1 tanto o porción  de lentejas
1 tanto o porción  de maíz seco
1 tanto o porción  de soya en grano
1 tanto o porción  de trigo seco
1 tanto o porción  de maní o cacahuates
3 tantos o porciones de miel 
5 tantos o porciones  de plátano (secado al sol de preferencia, para asimilarse a una proporción de los demás ingredientes)

Básicamente, se trata de moler manualmente (nada eléctrico para conservar la energía del cuerpo pránico de los ingredientes) cada grano, previo tostado. Eso sí, se tiene que tostar cada ingrediente por separado. Luego se mezclan todas las harinas  uniformemente, mientras se le incorpora la miel gradualmente hasta obtener una buena consistencia, sin grumos. Las pequeñas esferas deben quedar bien amalgamadas, ni secas ni muy húmedas. El tamaño de las bolitas es más o menos de unos 3.5 cms. aproximadamente.

Nunca sabemos cuándo podemos quedarnos sin abastecimiento de comidas por causas de desgracias naturales, así que ahora que ya sabes la forma de preparación (te dejo un vídeo: (https://www.youtube.com/watch?v=8ZRaaAHEArc) para facilitar el aprendizaje) te invito a que lo hagas con tus amigos. Ah, pero eso sí, una vez preparado, no te vayas a zampar el tsampa tan rápido (disculpa, pero no me pude reprimir :p), ¿eh? ¡Porque es bastante suculento!

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s