Período Kármico o de Saturno

Ciclo de SaturnoHace unos días mencioné acerca del período saturnino previo al cumpleaños. Vivimos en un Universo que se mueve dentro de la ley de los Ciclos, por eso es muy importante conocerlo, ya que así podemos sortear mejor los obstáculos y momentos de prueba y aprovechar al máximo nuestras fases en alta.

El año está dividido en siete períodos de 52 días, contando a partir del primer día de nuestro cumpleaños, correspondiente al período solar, mientras que el último ciclo corresponde a las energías de Saturno (Lord del Karma) y son precisamente los 52 días anteriores al natalicio.

Se caracteriza por las pruebas y los momentos duros que debe atravesar la personalidad en su camino a la evolución. Por ejemplo, tus planes y proyectos se retrasan, te encuentras con las personas que mil veces preferirías evitar, existe la tendencia a enfermedades o sufrir la pérdida de algún ser querido, en fin… que es doloroso, sí, pero absolutamente necesario si queremos trascender y lograr nuestro adelanto personal.

Este período de 52 días coincide de alguna manera con la Casa XII de la Carta Natal, cuyas palabras clave son justamente: hospitales, centros de reclusión, limitaciones y freno, conocida también como la “Casa del dios malo o demonio”.

¿Has escuchado el dicho “fácil vino, fácil se fue”? Pues precisamente el sabio Cosmos no quiere eso para nosotros sus hijos, el plan divino es que nuestra realización, nuestro progreso y los logros que alcancemos nos lo ganemos a pulso, no hay mayor satisfacción de aquello que obtenemos con nuestro esfuerzo, lo apreciamos más, ¿sí o no?

El período de Saturno también es un buen momento para purificar nuestra deuda kármica y nivelar nuestro equilibrio psíquico interno, nos fortalece profundamente y nos prepara para que ya en el período Solar (que comienza exactamente el día del cumpleaños, cuando el Sol en tránsito hace conjunción con nuestro propio Sol natal) comencemos con las energías renovadas y con la posibilidad de sostener nuestros anhelos sobre bases sólidas.

Si estás en tu ciclo kármico aprovecha para reflexionar sobre cuánto has avanzado en tu vida, date un respiro y toma las cosas con calma y… (mmm… creo que he visto demasiados posters de “Keep calm and…”). Lo cierto es que sí, todo pasa, todo se renueva y nada dura para siempre. Luego de una bajada le sigue una subida y así sucesivamente es la constante danza y equilibrio del Cosmos; lo importante es el aprendizaje y la madurez que obtenemos finalmente.

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.

 

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s