Festival Espiritual Ásala y Día Mundial de la Gran Invocación

Festival de Asala

Como sabemos, el flujo continuo de las energías espirituales alcanza su punto máximo en los ciclos de luna llena. Son en estos momentos que podemos alcanzar, especialmente como grupo (a nivel humanidad), las energías espirituales que normalmente no disponemos habitualmente.

Son tres los festivales espirituales que nos dan esta oportunidad. Ya hemos pasado dos: El de Pascua o Cristo y el de Wesak o Buddha. Hoy celebramos Ásala o de Buena Voluntad que nos ofrece un momento único para invocar las afluencias de luz y amor. La energía del amor y el expansivo poder de la alegría característicos de la Era de Acuario van en aumento, aunque suene contradictorio en un mundo marcado por el estrés y la tensión de la vida agitada de hoy añadido a las diversas crisis que enfrenta actualmente la humanidad.

Nuestro camino de aproximación, entonces, a estas esferas o realidades superiores se nos facilita como un canal iluminado a través del cual podemos acceder y permiten anclarse en la Tierra y ser irradiadas a través de las mentes y corazones de toda la humanidad.

El propósito es ampliar la percepción y apoyar la creciente conciencia de la unidad de toda vida y nuestras responsabilidades frente a esta.

El Festival de Ásala o de la Humanidad, celebra la buena voluntad innata de la humanidad, tiene lugar en la luna llena de Géminis. Este es el Festival de nuestra aspiración básica hacia la unidad humana y espiritual. Da voz al profundo clamor invocador a la Jerarquía espiritual por luz, amor y voluntad al bien. Este Festival también es conocido como Día Mundial de Invocación, con énfasis especial en la utilización de la Gran Invocación a escala mundial.

Este Festival de Luz es presidido astralmente, desde los Himalayas del norte, por el Señor Maitreya, quien se convirtió en un Iluminado hace ya muchas centurias. Luego de un sencillo ceremonial se dispone a recitar las enseñanzas del Buddha y su sermón sobre la Verdad y a dar una explicación sobre ellas.

Este Festival de Ásala es propicio para la meditación de la siguiente reflexión: “Reconozco mi otro yo, y al debilitar ese yo, crezco y brillo”. Utilizando la imaginación creadora podemos visualizar las energías de Luz, Amor y Voluntad al Bien fluyendo por todo el Planeta y anclándose a la Tierra, a través de los centros en el plano físico por medio de los cuales el Plan puede manifestarse.

Podemos afirmar, igualmente:

“En el centro de todo Amor, permanezco. Desde ese centro, yo el Alma, surgiré. Desde ese centro, yo el que sirve, laboraré. Que el Amor del Ser Divino se derrame por todas partes, en mi corazón, a través mío y al mundo entero”.

El Día Mundial de la Gran Invocación
En el Día Mundial de Invocación es un día de plegaria y se utiliza la Gran Invocación para llamar a las energías espirituales de Luz, Amor y Propósito. Este Día se ha estado celebrando anualmente desde 1952.

Necesitamos Luz para revelar el camino a seguir; Amor para llenar nuestros corazones y Propósito Iluminado para guiar nuestra voluntad humana. Estas energías divinas están disponibles en abundancia –podemos invocarlas ahora, en bien de toda la humanidad, en este momento de evolución de un nuevo mundo.

Te invito a utilizar la Gran Invocación el Día Mundial de Invocación, y todos los días, con dedicación y atención plena como un servicio de Amor a la Humanidad.
Aquí la versión adaptada:

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes humanas.
Que la Luz descienda a la Tierra

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones humanos.
Que Cristo retorne a la Tierra

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe las pequeñas voluntades humanas
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza humana
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

Om, Om, Om

La Gran Invocación pertenece a toda la humanidad, y no a un grupo o religión en particular. Es una oración mundial, traducida a más de 72 idiomas y dialectos.

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.

Fuentes:
– Boletín bimensual de Lucis Trust. Mayo 2014: Tres Festivales Espirituales 2014
– Libro “Amor sigue siendo el camino” de Metafísica Sede Central y Editorial Señora Porteña
– Imágenes de la red.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s