La Vida es Sueño

❝Dormía y soñaba que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio.
Serví y vi que el servicio era alegría.❞
— Rabindranath Tagore

Sueño de una noche de verano

Hace muchos años, de la época en que era adolescente e ingenua, un amigo, me llamó para visitarme y conversar así que nos encontramos en el parque y se me ocurrió preguntarle qué opinaba acerca de los sueños, mi idea era de aquellos Sueños que se escriben con “S” mayúscula, que incluyen tus ideales, tus objetivos y metas en la Vida y si son realizables o se nos antojan inalcanzables. Mi sueño era que algún día “Él” me amara por siempre (por allí iba mi pregunta, como para de soslayo hablarle sobre lo que deseaba…); pero como mi muy lógico y racional amigo estaba con todo el tema del Psicoanálisis por aquella época, justo le di pie para que me diera toda una extensa cátedra acerca de la interpretación de los sueños y toda esa gentita que incluye a Freud y colaboradores…

Lo que hablamos esa noche realmente fue muy interesante y refrescó algunos conocimientos que yo tenía acerca de nuestro mundo onírico, y cosa curiosa, ahora que reviso algunas notas que tenía por allí hace mucho tiempo, pues calzan muy bien con este libro que ahora ya todos conocemos y que se puso de moda El Secreto y es que en realidad, nada es nuevo bajo el Sol, ya Platón decía, “A los hombres se les conoce por sus sueños”.

Aquí les dejo una info acerca de este mundo onírico…

LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON

SueniosTodos soñamos durante los tres o cuatro períodos en que dormimos cada noche. Si recordamos nuestros sueños, nos parecerán que son una mezcla de imágenes sin significado alguno, que a veces conllevan una fuerte emoción y otras presentan una historia coherente, aunque no siempre lógica.

Algunos creen que los sueños son pensamientos al azar, y que nuestra mente al despertar une las partes como si fueran una sola historia, en tanto que otros creen que es nuestro inconsciente quien nos cuenta estas historias. Los sueños han sido considerados, también, mensajes de tipo espiritual, recuerdos del pasado, o profecías del futuro.

Aunque los sueños son básicamente visuales, a menudo fundamentan sus imágenes en juegos de palabras, proverbios, dichos y metáforas. Obviamente, éstos varían según el idioma.

MIENTRAS TÚ DUERMES… TU SUBCONSCIENTE MAQUINA

Soñar… ¿Quién no se ha preguntado por qué soñamos? Esas “escenas” que vivimos noche a noche nos fascinan, confunden, atemorizan… ¡provocan tantas emociones! Y, en la mayoría de los casos, ignoramos completamente su significado. “¿Será cierto que tratan de ‘decirnos‘ algo…?”, nos preguntamos. Según muchos expertos en el campo de la sicología, los sueños tienen un significado muy especial en nuestra vida. Contrario a aquéllos que opinan que éstos sólo son “garabatos” mentales si ninguna relación con la realidad, ellos consideran que los sueños son el lenguaje del subconsciente, y que te “hablan” cada noche.

UN EXPERIMENTO

El sujeto está “conectado” al monitor EEG. Sus ojos cerrados muestran un curioso fenómeno: las pupilas –bajo los párpados- se mueven rápidamente. Acaba de entrar en la etapa donde ocurren la mayoría de los sueños. ¿Qué ve en el “teatro” de su mente…? Eso trata de responder el experto, quien después de esperar 20 minutos, despierta al sujeto con suma delicadeza y le pide que –mientras el sueño está fresco en su memoria- le cuente lo que ha soñado.

La primera imagen: Está limpiando el garaje de su casa y, de repente, se encuentra en la acera, junto a un montón de cosas que ha acumulado y que planea llevar a su nuevo hogar. De pronto, un hombre en un camión comienza a tomar sus cosas y a echarlas en su camión. El sujeto protesta, pero el hombre del camión dice: “Has puesto estas cosas aquí, así que cualquiera puede llevárselas”. El sujeto toma una silla, y comienza a golpear al intruso.

¿Qué significa todo esto? Una pista: en la “vida real”, este hombre se siente deprimido ante su inminente divorcio.

Él es parte de un programa de investigación científica sobre el significado de los sueños que se realiza en Illinois, Estados Unidos. Varias sesiones terapéuticas más tarde, descubrió que las cosas que temía que otro hombre le robara en su sueño eran sus hijos. A pesar de que se divorciaba, no deseaba perderlos. ¿Ahora sí lo ves todo claro? Los expertos dedicados al estudio de los sueños, opinan que éstos nos envían mensajes, y que si aprendemos a descifrarlos, nos ayudarán enormemente en lo que llamamos “la vida real”.

Algunos científicos llevan estos estudios un paso más allá e investigan no sólo los mensajes que se ocultan en los sueños, sino métodos para usar esos sueños en beneficio personal. Las preguntas “clave” que buscan contestar: ¿Cómo nos ayudan o perjudican los sueños al tratar de adaptarnos a crisis como el divorcio, por ejemplo? ¡Podemos alterar el contenido de los sueños voluntariamente? Y si fuera posible hacerlo, ¡nos ayudará esto a mejorar nuestras vidas?

LO QUE SABEMOS

Generalmente el sicólogo y el siquiatra dependen de la memoria de sus pacientes para que éstos les cuenten sus sueños. Esto resulta muy inexacto, ya que nuestra memoria “onírica” dura poquísimo; es más, aunque soñamos cuatro o cinco veces cada noche –aproximadamente 100 minutos en total- en la mayoría de los casos, a la mañana siguiente no recordamos lo que soñamos. Para complicar aún más el asunto, cuando recordamos, “editamos” ese sueño para condensar o hacer la historia más coherente y comprobar que, en la “traducción” a la palabra hablada… ¡pierde todo! Y es que un sueño suele componerse de imágenes tan simbólicas e incluso extrañas, que nuestro “público” sólo escucha una pálida versión del original. Es por esto que es ideal que la propia persona aprenda a interpretar y a utilizar todos sus sueños día a día.

LO QUE SE HA DESCUBIERTO SOBRE LOS SUEÑOS

El famoso padre del sicoanálisis, Sigmund Freud, llamó a los sueños “el camino real al inconsciente”. Asimismo, describió varios símbolos claramente sexuales que aparecen con relativa frecuencia en los sueños, y Carl Jung demostró que existen muchos símbolos en los sueños que son comunes a todos los hombres. Un sinnúmero de científicos y sicólogos opinan que éstos reflejan nuestros pensamientos y emociones inconscientes y se sabe que los sueños más vívidos, claros, ocurren aproximadamente cada 90 minutos de sueño, en la etapa conocida como Rapid Eye Movement (REM).

Esta etapa se caracteriza por el movimiento rápido de los ojos bajo los párpados cerrados y la parálisis de brazos, piernas y músculos del torso. Sube la temperatura del cuerpo y la tensión arterial, también se acelera el latido del corazón. Al mismo tiempo, cambia el ritmo de la respiración y el fluir de hormonas y otras sustancias químicas en el organismo. La persona da muestras de estimulación sexual y el cerebro está tan activo como cuando está despierta. Al dormir, ella “ve” sin abrir los ojos, “oye” sin escuchar y “siente” sin hacer contacto físico con el mundo real.

Soñamos todas las noches y la “trama” de los sueños sigue un patrón: hay un “primer acto”, que dura de 10 a 15 minutos y comienza aproximadamente 90 minutos después de quedar dormidos; este “primer acto” presenta a los “personajes principales” del sueño. Los próximos dos o tres segmentos son “viajes al pasado”, “viajes al futuro” y repeticiones del tema central. La trama culmina en el sueño más largo –también el último de la noche, el cual ocurre justo antes del amanecer. Este es el sueño que, posiblemente recordarás … y el cual te provocará curiosidad.

SUEÑOS LÚCIDOS

Se denomina sueños lúcidos a aquellos en los cuales tenemos cierto control sobre el sueño. Por ejemplo, al mirar nuestra mano, nos daremos cuenta que es un sueño y no una realidad. En el sueño, giraremos nuestra mano, observándola. Este es un acto cosciente, si lo podemos lograr, significa que podemos elegir donde ir, con quién reunirnos, qué hacer y decir en nuestro sueño.

Los soñadores lúcidos con experiencia, acuerdan de antemano con otros que se encontrarán en un determinado lugar, y en sus sueños se reúnen y conversan. Algunos dicen que, al revisar sus notas al día siguiente, todos han soñado el mismo lugar, las mismas personas, y la misma conversación.

Ahora sabemos mucho más de los misteriosos sueños:

  • Los sueños de las mujeres felices tienden a ser variados durante la nohe. Un estudio realizado con estas mujeres reveló que sus sueños son mayormente juguetones, cotidianos y, en el último sueño de la noche, los “personajes” tienen motivaciones positivas para justificar su forma de actuar. Cuando todo marcha bien, la gente recuerda menos los sueños y están menos conscientes de que sueñan. Esto puede compararse con la actitud tan humana de fijarnos en cualquier parte del cuerpo sólo cuando ésta no funciona como es debido.
  • En épocas de tensión y problemas, los sueños suelen ser más memorables y más organizados, como si trataran de resolver nuestros conflictos. El patrón onírico de un sujeto agobiado por problemas, transcurre más o menos de esta forma: primero, tiene un sueño “introductorio”, que dura menos de 5 minutos. Acto seguido tiene dos o tres sueños que desarrollan el tema, aumentando en duración y casi siempre incorporando escenas del pasado que están relacionadas al problema. El sueño final intenta atar los cabos sueltos. En un estudio realizado con personas divorciadas, se descubrió que las que estaban deprimidas, solían soñar con el pasado. Su último sueño casi siempre era negativo y les dejaba un amargo sabor al despertar. Aquéllas que no sufrían depresión, soñaban sobre el presente o el futuro, y se despertaban de buen humor.
  • Las personas que tienen dificultad para adaptarse a la nueva vida que se les abre después del divoricio, sueñan más sobre los papeles que no quieren jugar, mientras que aquellas que tienen buena capacidad de adaptación, se ven –al soñar- en roles más positivos.
  • Las personas acongojadas, a veces tienen el mismo sueño una y otra vez… y otra vez. Entonces los sueños se vuelven repetitivos y manifiestan miedo, ansiedad y otras sensaciones desagradables. Un experto compara el sueño recurrente de una persona, con la aguja del viejo tocadiscos que se trababa en el antiguo LP. Precisamente, Los sueños recurrentes son originados por temores o inseguridades profundamente arraigados. Cuando tenemos esta clase de sueños, debemos analizarlos detalladamente cada vez. Tratar de imaginar qué quieren decirnos, si están mejorando o empeorando, y qué podemos hacer durante la vigilia en respuesta a ellos.
  • Una función fundamental de los sueños es aprender un nuevo material. Por eso en la infancia invertimos más de la mitad del tiempo de dormir soñando… ¡porque tenemos mucho que aprender!
  • Algunos expertos creen que los sueños nos ayudan a “ensayar” eventos que anticipamos con temor, como tener un hijo o casarnos, por ejemplo. Un estudio reveló que las mujeres embarazadas que soñaron que perdían la criatura, o daban a luz un hijo con defectos físicos o mentales, etc., tuvieron un tiempo de parto más corto que aquellas que tuvieron sueños agradables.
  • Los científicos que estudian los sueños creen que éstos nos ayudan a solucionar problemas. 

En el próximo post continuaré con este tema de los sueños, que tan útiles nos pueden resultar para nuestra vida diurna.

Seamos felices y conscientes, aquí y ahora.

Anuncios

6 thoughts on “La Vida es Sueño

  1. Hola Lu,
    En el instituto, hace muchos años ya, fui una fiel seguidora de las teorías de Freud, en la actualidad le considero un referente psicológico y emocional importante. La interpretación de los sueños, fue un libro que me cautivó y otros estudios al respecto. Me merece todos mis respetos esta teoría introspectiva. La estructura del sueño él la dividió en contenido manifiesto e ideas latentes, es decir, aquellas que subyacen en el insconsciente y que deben ser interpretadas, idudablemente, producto de nuestras vivencias. Estoy muy de acuerdo con tu artículo, me parece un gran análisis. Si supiéramos interpretar nuestros sueños tendríamos una gran parte de nuestra vida prácticamente tendente a ser intervenida para encontrar resolución. Además, el psicoanálisis, científicamente, es una escuela fundamental para resolver conflictos buscando su etiología, el origen, y eso convierte al buscador o investigador vital, en un guerrero que posee instrumentos realmente instructivos y eficaces. Otra manera, con otro punto de vista, de abordar el interior de nosotros.
    Excelente artículo, como ya te he comentado. Gracias por compartirlo.
    Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu comentario, Marisa, me agrada que hayas encontrado de tu gusto el post.
      Sin dudas, el subconsciente es un vasto mar donde se hayan todas las respuestas para la vida diaria, solamente hace falta sumergirse y saber bucear para encontrarlas. Mi amigo que hago mención se decantó luego por la teapia cognitivo-conductual y renegó del psicoanálisis. Mis preferencias personales, sin quitarle ningún mérito al gran Freud y seguidores (especialmente al duro de Lacán), van más por la corriente de Jung sin embargo. Al fin y al cabo, como muy bien dices, lo importante es tener los instrumentos que más nos acomoden para la propia búsqueda interna. Besos y abrazos.

      Me gusta

      1. Un libro que me fascinó de Jung fue Los arquetipos y el inconsciente colectivo. Sin duda, como seguidor recogió y conservió ciertos aspectos del psicoanálisis pero fue por otro camino no menos interesante y útil. Besos

        Le gusta a 1 persona

    1. Particularmente me gusta mucho Freud. A la psicología se la considera una ciencia no empíríca de inigualable estimación. Sin embargo, no todos los estudiosos, científicos, psicólogos y psicoterapeutas se decantan por aceptar totalmente la teoría psicoanalítica. Os recomiendo tanto a tí como a Lú, una película considerada obra maestra, “Freud, pasión secreta”, rodada en blanco y negro. Dirigida por John Huston e interpretada por el gran Montgomery Clift, bastante rigurosa. Describe sus primeros años de investigación, al inicio de sus trabajos científicos, cuando empezó a elaborar el Psicoanálisis, empezando por la técnica de la hipnosis y sus estudios iniciales sobre la histeria y otros transtornos. Por cierto, la hipnosis fue refutada por él como mecanismo terapéutico de probada ineficacia curativa.
      Un saludo para tí también, Mamen

      Le gusta a 1 persona

      1. Te agradezco la recomendación Marisa, me parece que la he visto, pero ahora que me la mencionas, la veré con mucha mayor atención. Hace tiempo que estoy por visitar el “Pasaje 18” de Polvos Azules, un refugio de los cinéfilos donde se encuentra todo tipo de películas, especialmente las de culto. Estoy segura que allí la encontraré. 🙂
        Un abrazo.

        Me gusta

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s