Historias de Sueños Premonitorios

❝Es experiencia de cada hombre tener un sueño que contenga alguna indicación del futuro, por lo que no se puede negar que los sueños tienen algún poder adivinatorio.❞
— Santo Tomás de Aquino

Sueños premonitorios

Todos alguna vez hemos oído a alguien hablar que tuvo sueños premonitorios, o incluso tú misma, tú mismo en alguna ocasión habrás tenido uno de estos. Muchos coinciden en que es posible soñar con el futuro, que pueden advertirnos de lo que está próximo a suceder. Existen psicólogos especializados en el tema de sueños y ellos dicen que todos tenemos una “antena” que nos advierte de futuros eventos en nuestras vidas. Pero si queremos, podemos simplemente desconectarnos de ella.

Aunque tampoco falta algún escéptico que diría que eso sólo se trata de coincidencia pura. Pues bien, mejor harían escuchar o leer que en la historia han habido sueños famosos que salvaron vidas o tristemente comprobaron que tales sueños fueron un aviso previo a lo que se haría presente en esta realidad tridimensional…

El tipo más común de sueños premonitorios se basa en el tema de la muerte, sobre ellos hay historias muy bien documentadas. Comencemos con un caso muy conocido: muchas personas aseguraron haber soñado que le disparaban al Presidente John F. Kennedy antes que ello ocurriera, aunque no existe evidencia escrita de dichos sueños, antes que el asesinato ocurriera. Durante las semanas previas al 22 de Noviembre de 1963, muchos estadounidenses habían soñado con un costoso automóvil, cientos habían soñado con el presidente y algunos, sin duda, habían soñado con su violenta muerte. Nunca llegaremos a saber cuántos de estos sueños fueron premonitorios.

Muchos sueñan con desastres, como choques de aviones, y cambian el vuelo que tenían reservado para otra fecha. Si el desastre realmente ocurre, por supuesto que creen que se salvaron gracias a su premonición. Pero una pregunta que siempre surge es por qué sólo una persona en especial debe salvarse, y es probable que a menudo se tenga este tipo de sueños, aunque nunca nada de esto se convierta en realidad.

Algunas personas sí tienen un historial de sueños premonitorios y mantienen un detallado registro escrito de ellos. Si tú tienes un sueño especialmente fuerte o inquietante, escríbelo, ponle fecha y entrégaselo en sobre cerrado a otra persona. Recuerda hacer esto lo más pronto posible.

Sin ser una onirocrítica (que significa especialista o intérprete de los sueños), quiero recalcar e incidir en este punto, es necesario que cuando despertemos de nuestro sueño, hagamos el hábito de escribirlo inmediatamente. Y sobre todo –ya que regresamos del mundo astral (emocional)- debemos registrar también nuestros sentimientos e impresiones, tomar nota de los colores, algún número en especial o algún nombre.

Todos estos detalles revisten vital importancia al analizar un sueño ya que, reitero, los sueños hacen que salgan a la luz nuestros deseos, nuestras necesidades y aquellos aspectos que denotan inseguridad, falta de equilibrio en nuestra personalidad o asuntos que tenemos y queremos resolver. Ya lo sabes: ❝pon atención a tus sueños, frecuentemente son más sabios que nuestra mente despierta❞ (David V. Barrett).

Es muy conocido que a lo largo de la historia los sueños han abierto puertas a ciertas inquietudes que agitaban el espíritu de artistas, inventores y científicos y otros protagonistas notables de la historia de la Humanidad. Así tenemos a Descartes en los que sus sueños influyeron en su filosofía. Otro caso interesante fue el del “Canciller de Hierro”, Otto Bismark, que influyeron en la guerra contra Austria, pues sus sueños le habían hecho concebir una victoria.

El químico Kekulé sostuvo que fue gracias a un sueño que consiguió hallar el carácter cíclico de la estructura molecular de la bencina. El físico Niels Bohr consiguió mediante un sueño lo más esencial de su teoría sobre la nube atómica. Y por supuesto, como olvidar a Albert Einstein que redondeó la teoría de la relatividad sueños mediante.

Otro caso, pero bastante conocido es el sueño que tuvo Abraham Lincoln. Varios años después de la muerte de Lincoln, un amigo suyo aseguró que Lincoln había visto en un sueño a un hombre muerto en la Casa Blanca. En su sueño, Licoln preguntaba quién era, “El Presidente, asesinado”, le respondieron. Este sueño fue relatado el mismo día en que lo asesinaron. Él estaba con su esposa en la Casa Blanca cuando lo contó a un grupo de amigos. “Tuve un sueño que me ha estado preocupando. Oía sollozos de cierto número de personas, pero éstas no se veían.

”Fui de una habitación a otra, pero no veía a nadie; sin embargo los mismos sollozos me seguían. Todos los objetos me eran conocidos, pero por ninguna parte podía ver la gente que sollozaba. Estaba intrigado y alarmado. Cuando entré en la Sala Este recibí una desagradable sorpresa. Ante mí había un tablado con un cadáver encima, con vestuario fúnebre. Alrededor del mismo había soldados haciendo guardia, y había numeroso público que, acongojado, pasaba mirando el cadáver cuya cabeza estaba cubierta. ‘¿Quién está tendido en la Casa Blanca?’, pregunté a uno de los soldados. ‘El Presidente’, respondió. ‘Le dio muerte un asesino’. Luego la muchedumbre lanzó quejidos tan altos que me desperté. Fue sólo un sueño, pero me ha estado inquietando; no obstante no hablemos más de eso”. Era el Viernes Santo de 1865. 14 de abril. A las 10 de la noche, Abraham Lincoln moría en su palco del Teatro Ford, ante los disparos de un asesino, el actor John Wilkes Booth, quien burló la gran vigilancia dispuesta para protegerlo.

Ya desde los tiempos bíblicos se ha buscado interpretar los sueños tal es el caso del rey de Babilonia, Nabucodonosor (Daniel 2 1-46), que amenazó incluso a cortar a pedazos a sus sabios si no interpretaban su sueño. Otro sueño famoso que encontramos en la Biblia se refiere al de José (Génesis 37.5-10), que anunciaba que iba a tener preponderancia sobre sus hermanos. Pero esos dos pasajes no son los únicos en la Biblia ya que en este Sagrado Libro se encuentran nada menos que 16 capítulos donde se alude a esto de los sueños, y en el Nuevo Testamento se mencionan 4 ó 5.

También he leído que en la historia de los ancestros de mi país se dieron sueños premonitorios que anticiparon acontecimientos no tan venturosos. Por ejemplo, Pachacútec Inca Yupanqui, el noveno Inca, el genial organizador del Imperio del Tahuantinsuyo, luego de ayunos y oraciones se quedó dormido y soñó con un ser luminoso, que lo animó a la defensa y victoria sobre los temibles Chancas, sus enemigos que habían sitiado la ciudad del Cuzco y que habían menospreciado a nuestro joven Inca. Así, por consejo de la visión onírica, Pachacútec se cubrió la cabeza con una piel de puma y encabezó el ejército, haciendo huir a los feroces Chancas.

Otro sueño de nuestra antigüedad corresponde al del Inca Huayna Cápac, quien vio durante noches seguidas a hombres blancos con barba que cruzaban el mar y conquistaban sus tierras. Murió atormentado por esos sueños que Atahualpa, el último Inca, vio lamentablemente convertidos en realidad.

Aquí tenemos otra historia relativa a los avisos anticipados de los sueños, en esta ocasión de manera colectiva que sucedió por los años de 1960 del siglo pasado en Gales, Inglaterra: un ama de casa de Brighton, la señora Sybil Brown, tuvo una pesadilla en la noche del 20 al 21 de octubre. Soñó que se encontraba frente a un tablero telefónico y que al ponerse los auriculares escuchó el sollozo de una niña. Ella le indicaba desesperadamente que apretara un botón del tablero. En ese instante apareció otra niña de seis años, caminando sola en medio de una calle cubierta por una masa negra y movediza. Y una voz decía “Toda la familia está adentro”.

En Plymouth, la señora Constance Milden, espiritista convencida, relató ante siete testigos que había tenido una espantosa visión de montañas de carbón y había sufrido gran angustia. John Arthur Taylor, de Stackstead, Lancashire, en la noche anterior a la tragedia soñó con la palabra Aberfan escrita con letras de fuego sobre un fondo negro y movedizo. Una secretaria de una compañía de aviación londinense, la señora Mónica McBean, vio en sueños una montaña movediza y negra que devoraba niños. Y por último, la pequeña Eryl Mai Jones, de Aberfan, de sólo seis años de edad, contó a su padre que había soñado que una gran nube negra la envolvía y se la llevaba. Eso fue dos días antes de la tragedia.

El 21 de octubre de 1965, en Aberfan, en el País de Gales, ciento cuarenta y cuatro personas tuvieron una muerte atroz. Una montaña de deshechos carboníferos se deslizó y aplastó una escuela y más de diez casas. ¿Acaso de haberse hecho caso a los sueños habría podido evitarse la tragedia?

Hay infinidad de historias como estas, lo importante es saber sacarles provecho a los mensajes que nos envían los sueños.

Seamos felices y conscientes, aquí y ahora.

Anuncios

2 thoughts on “Historias de Sueños Premonitorios

  1. Sin duda, hay toda una base material, al menos, testimonial,que evidencia la existencia más que plausible de los sueños premonitorios. Importante la recomendación que ofreces de apuntar frases, imágenes y cualquier visión que irrumpa en nuestros sueños nocturnos si sospechamos que pueden ser signos o señales de acontecimientos futuribles.
    Muy interesante la lectura de este artículo, me has hecho pasar un rato intrigante y aleccionador. Excelente trabajo.
    Un beso, Lu

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Es cierto! Siempre será un enigma el tema de los sueños, hasta que no llegue el día en que la tecnología sea capaz de retransmitir en una pantalla aquello que soñamos.
      Como siempre, muchas gracias por tus comentarios, los aprecio mucho, especialmente porque admiro tu recorrido en el mundo de los blogs. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s