Vastu o el arte de hacer un santuario el hogar

Vastu¿Qué se necesita para que el lugar donde vivimos o interactuamos sea un espacio para el bienestar de cuerpo y alma? Pues el Vastu es una antigua ciencia del diseño proveniente de la milenaria India.

Existe un poder implícito en cada espacio al que entramos, aunque pocos de nosotros seamos conscientes de ello. Recuerda la última vez que pasaste por una callejuela desolada, aun siendo de día o cuando te subiste a un bus repleto de gente apretada, ¿cómo te sentiste? Pues estos son ejemplos de lugares de energías negativas y cómo nos afectan.

Cuando entramos a un lugar desagradable, inconscientemente nuestro cuerpo se tensará y nuestro astral (cuerpo emocional) tratará de evadirse.

De igual modo, también hay lugares que se pueden definir como “neutros” o más bien impersonales; estos son tan anodinos (tan inocuos, sosos) que pasan desapercibidos a nuestros sentidos. Pero ojo que no me refiero a que éstos carezcan de adorno o incluso lujo, sino que simplemente no tienen vida propia, carecen de “alma”. Su energía no nos envuelve, no generan emoción ni menos aún nos llenan espiritualmente.

Ahora, los espacios con energía positiva tornan en mágica nuestras vidas. Esta vez voy a dejar atrás las falsas modestias, pero me gusta que la gente que visita mi espacio físico se sienta bienvenida y así me lo hacen saber. En realidad, es un piropo que acepto de buena gana cuando coinciden en decirme (especialmente mis amigas ya que las mujeres somos como más perceptivas y detallistas) “tu sitio es chiquito, pero acogedor” o “se siente bien estar aquí”.

Y es que, efectivamente, intento hacer un santuario de mi propio hábitat y aplico secretitos de lo poco que conozco del Feng Shui y ahora que he descubierto el Vastu, pues pienso hacer aún más atractivo mi lugar.

Y bueno, lo primero que debe hacerse para crear magia y apertura en un ambiente es reafirmar el espacio como nuestro (como “mío, mío de mí”) aún esté alquilado o sepamos que estaremos poco tiempo en él. De este modo le otorgamos vida a nuestro ambiente impregnándolo de nuestras energías.

Esto tiene sentido en cuanto a no que no cuidas lo que no te pertenece y no le otorgarás tu propia energía a lo que no consideras tuyo.

Ahora bien, qué hacer si queremos revertir las energías de un lugar negativo en uno positivo. Por supuesto que no hablo de casas encantadas o poseídas, que eso ya es otro asunto y necesita de expertos y gente pro en la materia.

Pues bien, he aquí algunas enseñanzas del Vastu, palabra en sánscrito que significa “vivienda” y que es la ciencia védica del diseño que ya tiene más de cinco mil años, y aunque hoy en día en la India actual el Vastu sólo sea definido como una rama de la arquitectura y diseño de interiores.

Vastu

Al igual que el Feng Shui, Vastu tiene que ver con la estructura y naturaleza del Cosmos y su interrelación con nosotros. Vastu, específicamente, se fundamenta en el concepto que la armonía interna y externa proviene de observar la correcta relación con cada espacio donde se habita.

Los antiguos estudiantes del Vastu creían que antes de lograr la paz interna, una persona debía encontrar la paz afuera. Con este fin crearon estas técnicas del diseño para ayudar a restaurar el balance y bienestar, creando salud y apacibilidad en un hogar.

Vastu en el cuerpo humanoOtro punto que enseña Vastu es que se usa el cuerpo humano como modelo en la creación de cualquier estructura hecha por el ser humano. Los sabios estudiosos del Vastu observaron que el cuerpo humano es un diseño perfecto de la creación, por ende, la arquitectura debía recrear esa magnificencia. Encontraron que cualquier espacio que honraba a dicho cuerpo humanizaba el lugar, idea que se ha devaluado hoy en día conllevándonos a habitar lugares estresantes.

Una tercera enseñanza –entre las diversas que nos trae el Vastu- consiste en que a pesar de la aparente simetría del cuerpo, muchas de sus características como ojos, orejas, manos, pies, son en realidad asimétricas, sólo basta con echarte un vistazo al espejo, encontrarás que el tamaño y forma de tus ojos no son similares en ambos lados o quizás la forma de tus cejas y su tamaño sean desiguales.

A casi nadie se le ocurrirá conceptualizar al cuerpo humano como un ejemplo de edificio, sin embargo, recuerda que también es una morada, la de nuestro Ser Interno. Todas las religiones lo proclaman, somos, como dirían los masones, un templo de Dios diseñado por el Gran Arquitecto.

Vastu también se basa en el principio del respeto y preservación de toda la creación. Todo cuanto existe es divino. La ley védica de la naturaleza es una regla fundamental en Vastu. Por eso, los practicantes de Vastu sostienen que cada vivienda debería observar esta ley para así asegurarse el bienestar de sus ocupantes.

Cuando un recinto está bien definido y diseñado, cumple con atender las necesidades y preferencias de los individuos que conviven en ese sitio. De este modo, entonces, el medio ambiente garantiza la armonía.

Otro aspecto importante a resaltar en Vastu y como no podía ser de otra forma, la iluminación es básica, teniendo en cuenta que el ser humano requiere alinear sus biorritmos con los ritmos cósmicos, donde el Sol cumple un importantísimo rol.

El Sol del amanecer es fuente de calma y renovación, mientras que el sol del atardecer es más intenso y hasta extenuante. Esto explica por qué tantos gurús piden que hagamos yoga y meditemos temprano por la mañana, que incluye el famoso “Saludo al Sol” y que se practique mirando al Noreste. Esto es para absorber la luz solar.

Conociendo esto, los antiguos sabios de la India diseñaron sus casas de modo tal que recibieran mucha luz por las mañanas y limitaban ésta en los recintos donde se pasaba más durante la noche.

Para el Hemisferio Norte, esto se logra colocando muebles ligeros en la parte Norte y Este del cuarto y los muebles más altos y pesados en la parte Sur y Oeste de la habitación.

Para el Hemisferio Sur, la práctica es exactamente la opuesta.

En resumen

Vastu se mueve dentro de tres principios:

  1. La necesidad de respetar nuestra interconexión con la naturaleza y traerla de vuelta a casa. La necesidad de celebrar lo que somos y lo que amamos (total aceptación y amor) en cada espacio para crear ambientes de apoyo físico, emocional y espiritual. Vale decir, “tener nuestro rinconcito” en cada área que usemos.  Este primer principio demanda que reverenciemos la Naturaleza y la incorporemos libremente. Sí, muchos ya lo hacemos, pero sólo la apreciamos cuando está más allá de nuestras cuatro paredes, la idea es incorporarla a nuestras viviendas, que sea tenue la línea que divide lo natural de lo artificial. No hablo por supuesto de recrear una catarata en medio de la sala, pero la idea se entiende. La naturaleza nutre y el pilar que entablamos cuando interactuamos con ella nos brinda un alza energético a nuestro mundo emocional, espiritual e incluso físico.
  1. Respetar nuestra identidad, aquella naturaleza íntima. Nuestra esencia que es única y especial y al mismo tiempo respetar la esencia especial y única de quienes conviven con nosotros en la vivienda. Una forma de efectuarlo es impregnando en paredes y rincones aquello que nos refleje, que se luzca nuestros gustos y preferencias. Decorar con pinturas y arte fotográfico es un buen ejemplo. Así como los adornos en repisas y mesas.
  1. El formato de Vastu repetido en cada área de la vivienda (cocina, dormitorio, baño, etc.) crea cohesión. Cada cuarto se convierte en parte de un todo unificado, emulando al Cosmos entero.

Entonces, dejemos pues, salir a nuestro Decorador de Interiores o Arquitecto Interno.

Ahora te dejo con dos links de páginas que me gustaron para que conozcas más del tema y profundices ya que contienen aspectos más técnicos y prácticos como las orientaciones de las construcciones y los elementos que corresponden:

http://www.olivera.com.es/es-vastu.html                                                       http://www.entremujeres.com/vida-sana/bienestar/Vastu-Shastra-organiza-atraiga-energias_0_876512390.html

Seamos conscientes y felices, aquí y ahora.

Fuente:
“Space Matters: Use the Wisdom of Vastu to create a Healthy Home” por Kathleen Cox, Pág. Web: vastuliving.com

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s